Fallece el Dr. Francisco Javier MUÑIZ (1795-1871) médico y naturalista

8 de abril: Fallece el Dr Muñiz

Francisco Xavier Thomas de la Concepción Muñiz, nació en Montegrande, provincia de Buenos Aires, el 21 de diciembre de 1795. A los 11 años, en 1807, se alistó como cadete en el Regimiento de los Andaluces, siendo herido mientras intervenía en la defensa de Buenos Aires, durante las invasiones inglesas.

Se tituló de medico en 1822, después de cursar sus estudios en el Instituto Médico Militar, cuando ya era parte de la Universidad de Buenos Aires. Recién en 1844, Muñiz recibió el doctorado.

Además de ser médico notable, su figura destacó claramente en las ciencias naturales, especialmente en la paleontología, recogiendo y reconstruyendo fósiles.

Bernardino Rivadavia lo nombró médico y cirujano principal, a cargo del servicio de ambulancias y hospital, con el grado de teniente coronel, en 1826, al estallar la guerra contra Brasil.

Durante una epidemia de escarlatina en Buenos Aires, 1836-1837, su experiencia clínica quedó reflejada, en la “Descripción y curación de la fiebre escarlatina”, publicada en 1844, en la Gazeta Mercantil.

Después de haber atendido más de 300 enfermos de carbunco, admitió la existencia de un agente infeccioso contagiante, distinguiendo dos formas clínicas: la pústula maligna localizada y la septicemia carbuncosa.

En 1841, Muñiz le “regaló” su colección paleontológica al Dictador Rosas, quien a su vez la obsequió al almirante francés Dupotal. Para algunos, se trató de un despojo ya que habría sido una donación “obligatoria”. Después de reunir una nueva colección, la donó al Museo de Buenos Aires, en 1857.

Buenos Aires quedó desprovisto de vacuna antivariólica en 1844. En un gesto de altruismo, Muñiz se trasladó a la capital con una de sus hijas, de pocos meses y recién vacunada, con cuya linfa pudieron ser inoculadas más de 20 personas, noble actitud que permitió restablecer la vacunación.

Podría interesarte también !!!  14 de octubre: Fallece José María Muñoz, el relator de América

En 1850 fue nombrado catedrático de Partos, Enfermedades de Mujeres y de Niños. El voto de la mayoría de sus pares lo llevó a la Presidencia (Decano) de la Facultad de Medicina. Fue Diputado Provincial por Luján en 1853 y al año siguiente Senador.

Ya retirado, pero impulsado por su sentido del deber regresó a Buenos Aires a trabajar, donde contrajo fiebre amarilla durante la epidemia que hemos mencionado, falleciendo el 8 de abril de 1871.

El Hospital Muñiz

el intendente Torcuato de Alvear había adquirido un terreno delimitado por las calles Entre Ríos, Matheu, Camino Alsina y Patagones, donde comenzaron a construirse dos grandes galpones de madera con techos de tejas, ubicados paralelamente, separados entre sí por 15 metros y luego otro cuadrado de 16 metros de lado.

El predio era, aunque no para la época, de grandes dimensiones: 5 manzanas. Los dos pabellones contiguos fueron divididos y con la construcción de uno más, aprovechando una armazón de fierro situada en Alsina y Perú, se conformaron cinco salas.

Terminaba 1888 cuando se le agregó una estación sanitaria con una estufa de desinfección. Ese mismo año, otra epidemia de cólera obligó a construir 4 ó 5 salas más, siempre de madera. La nueva Casa de Aislamiento recibió otra prueba de fuego, saliendo airosa, apareciendo en las memorias municipales con el nombre de Hospital de Barracas. Su construcción definitiva, comenzaría oficialmente en agosto de 1894.

Fracasadas las tentativas del intendente Antonio Crespo para fundar otro hospital para aislamiento de pacientes infecciosos, adquiriendo el terreno donde actualmente se levanta el Hospital Tornú (Combatientes de Malvinas 3002. Villa Urquiza. Buenos Aires), el director de la Asistencia Pública, José Ayerza en 1883, nombró una comisión que debería proyectar el nuevo hospital. Ya no se pensaba en una nueva fundación ni en su traslado, sino atinadamente mejorar el lugar donde la Casa de Aislamiento se encontraba situada.

Podría interesarte también !!!  18 de octubre: Nace Justo José Urquiza

La idea primigenia fue levantar tres hospitales aislados entre sí, con comunicación por medio de galerías incompletas, con servicios accesorios individuales. Esto dio lugar a una sección de 18 pabellones, otra de 5 y la última de 14. El proyecto había cobrado inusitada importancia. Encontrándose la obra en plena ejecución, se adquirieron dos terrenos que tenían su frente sobre la Avenida Arman-cio Alcorta, que darían lugar a los pabellones Roberano y Santa Ana (luego salas 22 y 23), destinados a enfermos tuberculosos.

El 30 de junio de 1900 se fundó la Cátedra de Clínica Epidemiológica, cuyo primer profesor fue José Penna y el 20 de septiembre de 1901, la Escuela Interna para la educación de los niños hospitalizados por enfermedades infecciosas.

El 20 de octubre de 1904, la ex-Casa de Aislamiento, paso a denominarse Hospital de Enfermedades Infecciosas Doctor Francisco Javier Muñiz.

A la muerte de José Penna, en 1919, fue designado Profesor Titular de Clínica Epidemiológica y Director Técnico de todos los servicios del hospital el doctor Francisco Destéfano. Bajo el impulso del Director, doctor Carlos N. Pico, en 1930, el hospital es remozado totalmente, creándose nuevas dependencias. Se habilita en 1932 el Pabellón Koch y el 8 de octubre de 1937, se crea la Cátedra de Clínica y Patología de la tuberculosis.