Al estirar la edad de jubilación le complicamos la vida a los jóvenes”

Aún resuenan los ecos de las discusiones por la reforma previsional aprobada en la Cámara de Diputados. Transcurridos unos días de la violenta jornada del jueves 18, el diputado nacional del Frente Renovador, Daniel Arroyo, entiende que se “busca reforma el Estado, ahorrando dinero, a costa de los jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH)”.  Además, reflexionó acerca de la violencia política y del futuro de la oposición.

La semana previa a la Navidad encontró al diputado nacional por el Frente Renovador, Daniel Arroyo, como uno de los legisladores que más se involucró en el rechazó a los cambios previsionales de la administración de Mauricio Macri, en el debate sobre tablas, que se realizó en la Cámara de Diputados el jueves 18, el día del bochorno y de la violencia incomprensible en las afueras del Parlamento. Acerca de estos temas, de una sociedad violenta, del problema de los adultos mayores que está ligado al de los jóvenes, y de un proyecto político opositor que se posicione en el futuro frente al de Cambiemos, dialogó el legislador, ex funcionario bonaerense, politólogo y experto en temas sociales.

Un dato saliente de la reforma previsional aprobada en Diputados el jueves 18 de diciembre se concretó fuera del Congreso. La violencia irracional de grupos organizados que intentaron que ustedes no debatan, no sesionen. ¿Lo sorprendió la virulencia de los hechos ocurridos fuera del recinto?

Yo creo que pasaron tres cosas importantes la semana pasada. Hubo hechos de violencia, y gente que generó los hechos de violencia en el marco de una movilización que fue muy grande y que reunió a mucha gente reclamando contra la reforma previsional. En segundo lugar también se registraron cacerolazos pacíficos de familias, en los barrios, de clase media, que salieron a plantear su postura y tercero que se votó una ley que no es una reforma previsional que, efectivamente, es un recorte. Un recorte a los ingresos de los jubilados, de los que perciben las asignaciones universales por hijo y pensionados. Objetivamente, se necesita de una reforma previsional. El país necesita reorganizar su gasto público pero nada de eso se discutió sino que, lo que se decidió, es un recorte a los que menos tienen. Yo diría como conclusión que se trató de una semana dura, complicada y, hoy, hay más desigualdad en la Argentina porque le hemos quitado ingresos a los que menos tienen.

En esta Navidad y, le diría en el mes de Diciembre, los integrantes de la Iglesia Católica y el propio Papa Francisco pidió por los jubilados, los que menos reciben. Inclusive tuvieron una reunión con el Presidente para plantear la cuestión ¿Coinciden con el diagnóstico de los obispos?

Podría interesarte también !!!  "No están dadas las condiciones para el regreso a clases"

Lo que están expresando los obispos, y hace rato que lo vienen haciendo, es que hay un problema serio con la pobreza. En Argentina se están combinando tres factores juntos que hacen incrementar la pobreza. Uno, es que suben los alimentos mes tras mes, el segundo punto es que se observa que las familias se sobreendeudan. Como no les alcanza la plata patean para adelante algunos pagos, como aumentan las tarifas de los servicios de la luz y del gas,  los individuos de una familia se endeudan con tasas al 100% o 150%, anual en financieras de la esquina o de barrios o de donde sea. Y, el tercer factor, es que no se está creando empleo. Todo eso junto empeora la situación social heredada. Sobre una situación social tan complicada venir a hacer una reforma previsional. Y hacer un recorte es un tema muy complicado.

En la sesión la diputada Elisa Carrio tomó nota del discurso de Daniel Filmus que alertó acerca del impacto de esta reforma en el desempleo que se registra entre los jóvenes. ¿Analizó la cuestión?

La planteamos también. Hay un tema muy complicado en el tema previsional. Es el hecho que se estira la edad de jubilación voluntaria pero, lógicamente, como los jubilados ganan tan poco, la gente va a seguir trabajando. Al estirar la edad de jubilación le complicamos la vida a los jóvenes. Porque, hoy, hay 20% de desocupación de los jóvenes. Hoy los jóvenes no encuentran trabajo fácilmente. Si estiras el tiempo de permanencia en el mundo del trabajo sino se crea empleo genuino, los jóvenes tendrán menos chances. 

Bueno pero el Gobierno confía en que llegarán inversiones genuinas y que se creará un clima de negocios que tienda al desarrollo social….

Mire, para recrear un clima de negocios debemos empezar por definir qué somos. La Argentina es muy competitiva en soja, productos del agro, minería, sector financiero. En esos rubros somos competitivos, pero son sectores que no generan trabajo masivo. Nuestro país también esta representado por sectores que debemos cuidar. Por ejemplo, la industria textil. Hoy, es un sector que está en problemas. Otro tema grave es que la mitad de los pibes no terminaron la secundaria y hay que ayudarlos con obras públicas concretas, con trabajo, de pico y pala. Me parece que al gobierno le falta una mirada de orden integral. Vé bien, la Argentina competitiva, del agro, por ejemplo, al que fomenta, pero, trabaja poco en el acompañamiento de los trabajos del siglo XX, la industria textil, es un ejemplo. El gobierno confía mucho en el derrame. En que si una parte de la economía anda todos nos vamos a acomodar y, para mi, este año que comienza va a crecer la economìa y va a crecer la pobreza. Crece la economía pero no derrama y no genera movimiento económico virtuoso y crecerá la pobreza otra vez. 

Por lo que escuché y observé en Diputados la oposición se junta en algunos casos, se pelea en otras, se la observa fragmentada, con legisladores que responden a intereses de los gobernadores de sus provincias. El gobierno no tiene mayoría propia pero se beneficia de la dispersión opositora. ¿Analizan este punto en el Frente Renovador?

Podría interesarte también !!!  La urbanización de barrios populares

En materia política la Argentina necesita una buena oposición y voy a poner mi granito de arena para que suceda. ¿Qué es una buena oposición? Dos cosas, una oposición de quienes se oponen a temas que hay que oponerse, como la reforma previsional que se sancionó. El segundo punto concierne a la propia oposición. Esta, tiene que construir una agenda, un modelo de desarrollo, la Argentina necesita de una buena oposición. El gobierno nacional es muy claro hacia dónde se dirige, ha planteado sus reformas y viene a modificar el Estado. El gobierno es muy claro y lo hace genuinamente al expresar hacía donde se va. La oposición no tiene claro el rumbo. Debemos construir una agenda distinta que le haga bien al país. La Argentina necesita una oposición que tenga su propio modelo de desarrollo, luego, la gente decidirá que proyecto de país prefiere.

Por Antonio D’Eramo