En un más que evidente apriete por parte de las autoridades La Nación a Carlos Pagni, al periodista no le quedó otra que dar marcha atrás en su confesión del lunes pasado, cuando en un auténtico sincericidio reconoció una burda maniobra del medio en el que trabaja, para detener a ex funcionarios kirchneristas.

Apretaron a Pagni, y no le quedó otra que desdecirse y chicanear a Cristina

En un más que evidente apriete por parte de las autoridades La Nación a Carlos Pagni, al periodista no le quedó otra que dar marcha atrás en su confesión del lunes pasado, cuando en un auténtico sincericidio reconoció una burda maniobra del medio en el que trabaja, para detener a ex funcionarios kirchneristas.

Lo que generó una generalizada repercusión y sobre todo, expresiones de repudio ante la maniobra del diario, que hasta la vicepresidenta Cristina Kirchner reaccionó a través de las redes.

Los dichos de Pagni

En la última emisión de “Odisea Argentina”, el programa que conduce por la señal LN+, Pagni dijo claramente que en abril de 2016 el centenario diario “estuvo a punto de publicar en su portada una foto de los jueces federales señalándolos como responsables de la impunidad de kirchnerismo”, y que como reacción y “para desplazar esa tapa con otra noticia”, decidieron meter preso al ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime.

En otras palabras, el editorialista de La Nación no hacía otra cosa que confirmar en primera persona los lazos entre los medios hegemónicos, la política y la justicia, es decir, el tristemente célebre ‘lawfare’.

Según relata Cristina, “en la Argentina y en la región se instaló el Lawfare: un plan sistemático que requiere la articulación de medios de comunicación, sectores del Poder Judicial y agencias y organismos del Estado para atacar y destruir a opositores políticos”.

La reacción de Cristina Fernández

Ante la confesión de Pagni, la vicepresidenta le apuntó directamente al diario y a la Corte por su inacción ante esta afrenta institucional: “La Nación, a través de uno de sus principales columnistas, el que describe a medias y a conveniencia algunos de los escandalosos mecanismos del Lawfare sin que hasta el momento en la Corte Suprema, responsable última del Poder Judicial, se les mueva un pelo”.

Podría interesarte también !!!  Duhalde: "Alberto Fernández está grogui como De La Rúa"

La reprimenda

La respuesta del periodista llegó  a través de un extenso editorial titulado “Cristina Kirchner y la falsa coartada del lawfare”, y ahí queda demostrado cómo evidentemente recibió la reprimenda de sus jefes de La Nación, porque ahora se desdice y ensaya una explicación en la que intenta reflejar que en realidad no dijo lo que dijo…

Ahí intenta sin éxito cambiar el sentido de sus palabras y asegura que, “como se comentó este lunes en el programa televisivo Odisea Argentina, LA NACION comenzó a elaborar un relevamiento sobre el estado de las causas por corrupción que se seguían en los juzgados de Comodoro Py. Fue parte de una cobertura más amplia y sistemática a través de la cual este diario viene dando cuenta, desde hace años, del deterioro de la Justicia Federal. Es decir, del fenómeno que ahora ocupa al presidente”.

Y continúa: “El resultado de ese trabajo fueron dos notas que se publicaron el domingo 3 de abril de 2016. Una con el título «Los jueces federales recobran su centralidad”, y la otra como “Comodoro Py, uno por uno”. Para realizarlas, los periodistas formularon consultas en los juzgados. Esas consultas despertaron en los magistrados la preocupación de que quedara expuesta su inacción de tantos años. En este contexto, se precipitó la captura del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, en una causa por la compra de material ferroviario a España y Portugal, que seguía el juez Julián Ercolini”.

Es decir que, según Pagni, nadie les avisó a los jueces que serían expuestos como cómplices de la pretendida «corrupción K», y que tampoco hubo negociaciones de por medio. O sea, nos quiere hacer creer que simplemente “sospecharon de las consultas formuladas por los periodistas del diario en Comodoro Py”, y que actuaron en soledad.

Sin embargo, y como para matizar un poco, el periodista precisa que “la prisión preventiva de Jaime fue muy poco ortodoxa. Se dispuso cuando todavía no se le había tomado declaración indagatoria. Cuando ya tenía un pasaje comprado para presentarse en otra causa tres días después. Y, lo más curioso, se ejecutó un sábado. Es posible que para que saliera en los diarios el domingo, compensando un informe que daba a entender que el Poder Judicial estaba paralizado”.

Podría interesarte también !!!  Pedido de informes por el acuerdo con China sobre el sector porcino

Ayer, además, Cristina Kirchner en su hilo de tuits, escribió: “Dicen que una verdad a medias es una mentira y resulta que lo que no contó el conocido periodista es que justamente ese domingo, 3 de abril de 2016, en el que supuestamente iba a aparecer la famosa tapa con los jueces de Comodoro Py era el mismo domingo en que se iba a dar a conocer a nivel mundial el escándalo de los Panamá Paper’s en el que estaba directamente involucrado el entonces presidente Mauricio Macri”, remarcó Cristina, quien detalló que “fue por eso que el juez Ercolini, el día anterior, ordenó la detención del ex funcionario”.

A juicio de la ex mandataria “o metían preso a un ex funcionario o publicaban la tapa con la foto de los jueces”; y, por tanto, se buscaba “tapar y encubrir a Macri en un escándalo que provocó la renuncia de presidentes, primeros ministros y ministros en todo el mundo”.

Cristina consideró que “como dicha detención no fue suficiente para tapar la magnitud del escándalo que se desató con los Panamá Papers” por la aparición del nombre de Macri, “a los dos días de ese domingo se ordenó otra prisión preventiva”: la de Lázaro Báez.