Presidencia de la Nación anunció que las puertas de la Casa Rosada están abiertas desde  las 6 de este jueves para que la gente pueda concurrir al velorio de Diego Maradona.

Argentina despide a Diego Maradona

Presidencia de la Nación anunció que las puertas de la Casa Rosada están abiertas desde  las 6 de este jueves para que la gente pueda concurrir al velorio de Diego Maradona.

“Con relación al velatorio de Diego Armando Maradona, la Presidencia de la Nación informa que el horario de apertura de puertas para el público en general será a partir de las 6 hasta las 16”.

Diego Maradona en Casa Rosada

El ingreso se realizará por Avenida de Mayo y 9 de Julio, entrando a la Casa Rosada por Balcarce 50.

Por indicación de la familia, el horario se extenderá hasta las 16 de este jueves.

Los familiares e invitados de la familia Maradona pueden hacer su ingreso por la entrada de explanada de Avenida Alem, esquina Rivadavia”, dice el comunicado.

Las hijas de Maradona ya estan en Casa Rosada

Las tres mujeres, visiblemente dolidas, fueron recibidas a las 1 de hoy, por asesores del Gobierno Nacional que encabeza Alberto Fernández, mientras afuera de la Casa de Gobierno comenzaban a agolparse decenas de fanáticos.

Podría interesarte también !!!  Permisos de circulación a los transportes internacionales

A Dalma, la hija mayor de Diego, se la pudo ver con una camiseta de Boca en la mano, a modo de homenaje hacia su padre.

En tanto, Giannina y Claudia optaron por llevar a cabo los preparativos para el último adiós del “Diez”.

El cuerpo permanecerá allí para ser velado a cajón cerrado a partir de las 6:00 para todo el público, aunque antes de esa hora habrá una ceremonia privada para sus íntimos.

Diego El Ídolo Generoso

Ningún futbolista consagrado había denunciado sin pelos en la lengua a los amos del negocio del fútbol. Fue el deportista más famoso y más popular de todos los tiempos quien rompió lanzas en defensa de los jugadores que no eran famosos ni populares.
Este ídolo generoso, solidario habla sido capaz de cometer en apenas cinco minutos, los dos goles más contradictorios de toda la historia del fútbol. Sus devotos lo veneraban por los dos: no sólo era digno de admiración el gol del artista, bordado por las diabluras de sus piernas, sino también, y quizás más, el gol del ladrón, que su mano robó.
Diego Armando Maradona fue adorado no sólo por sus prodigiosos malabarismo sino también porque era un dios sucio, pecador, el más humano de los dioses. Cualquiera podía reconocer en él una síntesis ambulante de las debilidades humanas, o al menos masculinas: mujeriego, tragón, borrachín, tramposo, mentiroso, fanfarrón, irresponsable.
Pero los dioses no se jubilan, por humano que sean.
El nunca pudo regresar a la anónima multitud de donde venía.
La fama, que lo habìa salvado de la miseria, lo hizo prisionero.
Maradona fue condenado a ser Maradona y obligado a ser la estrella de cada fiesta, el bebé de cada bautismo, el muerto de cada velorio.
Más devastadora que la cocaína es la exitoína.
Los análisis de sangre, no detectan esa droga.
Eduardo Galeano