La cantidad de usuarios generadores (UG) de energía eléctrica para autoconsumo a partir de fuentes renovables se quintuplicó en 2020 y la potencia instalada se incrementó en un 170%, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Energía.

Aumentan los usuarios que generan energía eléctrica para su propio consumo

La cantidad de usuarios generadores (UG) de energía eléctrica para autoconsumo a partir de fuentes renovables se quintuplicó en 2020 y la potencia instalada se incrementó en un 170%, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Energía.

El régimen promocional de la denominada Generación Distribuida permite que los clientes de la red eléctrica (sean hogares, PyMEs, industrias o establecimientos agrícolas), generen energía para su autoconsumo a partir de fuentes renovables (paneles solares) y puedan inyectar el excedente a la red.

Las provincias adheridas

El Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública ya cuenta con 12 provincias adheridas y 138 distribuidoras y/o cooperativas eléctricas inscriptas.

El año pasado el programa, que funciona desde abril de 2019 y opera en el ámbito de la Subsecretaría de Energía Eléctrica, incorporó 272 nuevos UG.

El régimen creado por la ley n° 27.424 apunta a disminuir el impacto ambiental del consumo energético, bonifica a los UG con un ahorro económico en la factura del servicio eléctrico y otorga la posibilidad de acceder a una serie de beneficios promocionales, entre los que se encuentra el Certificado de Crédito Fiscal.

La generación de la Energía

La norma estableció el marco regulatorio para que todos los ciudadanos conectados a la red eléctrica puedan generar energía para su autoconsumo en hogares, PyMEs, grandes industrias, comercios, producción agrícola, entes públicos y organismos oficiales, entre otras actividades.

En caso de producirse, el excedente de energía generada puede ser inyectada a la red, y los UG reciben una compensación por ello.

La instalación de los equipos queda a cargo del usuario interesado y debe ser realizada por un instalador calificado autorizado, siguiendo los parámetros técnicos establecidos en la normativa.

En seis de las doce provincias adheridas hay actualmente UG activos, y Córdoba es la que registró más cantidad (198) y mayor potencia instalada (1.711 kW); en tanto que Chubut y Chaco consiguieron sus primeros casos el año pasado.

Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires y Mendoza cuentan ya con 77, 37 y 20 UG activos, respectivamente, mientras tienen trámites en curso otros 130, 27 y 10.

Las seis restantes provincias adheridas al Régimen, pero que aún no tienen UG activos son: Tierra del Fuego, Corrientes, Neuquén, Catamarca, San Juan y Río Negro.

Al desagregar según categorías de consumo, se observó que sobre el final del 2020 los UG residenciales eran 217, con una potencia total instalada de 758 kW (un promedio de 3,49 kW por usuario).

Por su parte, los UG comerciales-industriales llegaron a 121, con una potencia de 2.387 kW (un promedio de 19,73 kW por usuario generador).

El optimismo ofiacial del programa

El secretario de Energía, Darío Martínez, destacó en un comunicado que “la generación distribuida ayuda a la conservación del medioambiente y también tiene la ventaja de reducir la cantidad de energía que se pierde en la red de transporte, ya que la electricidad se genera muy cerca de donde se consume”.

El crecimiento en la cantidad de usuarios-generadores ha sido muy importante y esperamos que se siga incrementando”, confió Martínez.

Otros datos destacados el año pasado, según la Secretaría de Energía, indican que en febrero se alcanzó el primer megawatt de potencia instalada.

En octubre se presentó la mayor cantidad de UG, al habilitarse 40 proyectos, y se registró la mayor potencia instalada: 394 kW, mientras el año cerró con más de 3 Mw instalados.