El Gobierno nacional invertirá $ 30.000 millones en el mercado interno en los meses restantes del 2020, a través de la Tarjeta Alimentar (TA).

Cambios en la entrega de las Tarjetas Alimentar

El Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Daniel Arroyo, decidió modificar la modalidad de entrega de las tarjetas Alimentar, adecuándola a las medidas preventivas que dispuso el gobierno nacional para hacer frente al coronavirus.

La decisión se tomó durante la reunión interministerial que se realizó el domingo último en la quinta presidencial de Olivos, que encabezó el presidente Alberto Fernández junto a la comunidad científica y expertos en infectología.

Arroyo, confía en que esta nueva modalidad de entrega cumpla con los protocolos de protección contra el coronavirus,  modalidad que evitara el aglomeramiento de personas.

De esta manera, “el Ministerio informó que no alterará los plazos de entrega pautados con las diferentes provincias y municipios”.

Los beneficiarios

“De ese modo, se garantizará que el dinero de la tarjeta alimentaria llegue a las madres y padres con hijas e hijos de hasta 6 años que al momento estén percibiendo la AUH, embarazadas a partir de los 3 meses que actualmente perciben la asignación por embarazo; y personas con discapacidad que reciban la AUH”, explicó la cartera en un comunicado.

Podría interesarte también !!!  INDEC: El desempleo en Argentina

Tarjeta Alimentar

Es un instrumento para que todos accedan a la canasta básica alimentaria. Permite comprar todo tipo de alimentos, a excepción de bebidas alcohólicas.

Está destinada a madres y padres con hijos e hijas de hasta 6 años de edad que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). También a embarazadas a partir de los 3 meses que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben la AUH.

Su implementación será automática a partir del cruce de datos entre ANSES y AUH, por lo que no hace falta realizar ningún trámite. El tercer viernes de cada mes la tarjeta se recargará de manera automática. No permitirá extraer dinero en efectivo.

Esta política no suplanta ninguna de las políticas sociales existentes, no reemplaza a la AUH ni es excluyente con otros planes, al tiempo que se irá implementando por etapas en cada una de las provincias de la Argentina.