La cumbre del G7 iniciada por estos días  tendrá como uno de sus ejes la comunicacion ya que Estados Unidos y la Unión Europea establecerán un diálogo sobre comercio dentro de las próximas dos semanas,

Cumbre del G7 no muestra grandes avances

La cumbre del G7 iniciada por estos días  tendrá como uno de sus ejes la comunicacion ya que Estados Unidos y la Unión Europea establecerán un diálogo sobre comercio dentro de las próximas dos semanas, dijo el viernes un funcionario francés, una señal de un modesto avance entre aliados fuertemente divididos en la cumbre del Grupo de los Siete países más ricos del mundo (G7).

Los socios comerciales de Washington están molestos por la decisión tomada la semana pasada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles al acero y aluminio de Canadá, la Unión Europea y México. La medida estadounidense provocó una represalia por parte de algunos países.

 

Si bien los líderes del G7 enfrentaron al mandatario estadounidense con una serie de datos de importaciones y exportaciones en un intento por cambiar su postura, Donald Trump respondió con una serie de cifras propias, reiterando que su país está en desventaja en el comercio internacional, dijo un funcionario que siguió las discusiones.

Pero después de una reunión con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, Donald Trump adoptó un tono más amable y dijo que el líder galo está ayudando a resolver algunos temas comerciales.

 

“Algo va a ocurrir. Creo que será muy positivo”, dijo Donald Trump, sin entregar detalles.

Después de la reunión con Donald Trump, Macron afirmó que es posible lograr avances en los temas comerciales que han dividido a Estados Unidos y sus aliados.

“Creo que en el comercio hay una forma de progresar todos juntos”, declaró Macron a periodistas. “Vi la disposición de todas las partes para encontrar acuerdos y tener un enfoque en que todos ganemos para nuestra gente, nuestros trabajadores, y nuestra clase media”, agregó.

La canciller alemana, Angela Merkel, lanzó el viernes la idea de establecer una forma de resolver disputas comerciales entre Estados Unidos y sus aliados. Un funcionario describió la sugerencia de Merkel como un mecanismo de “evaluación y diálogo compartido”, pero no aportó más detalles. No estaba claro si conversaciones técnicas eran parte de su iniciativa.

La propuesta de Merkel contó con un fuerte respaldo por parte de otros líderes en el encuentro, señaló el funcionario. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se ofreció a viajar a Washington para una evaluación del comercio UE-Estados Unidos para ayudar a resolver la disputa, aseguró una fuente.

Podría interesarte también !!!  El FMI aseguró que mantiene diálogo fluido y constructivo con la Argentina

Sin embargo, las expectativas de mayores avances en la cumbre eran bajas, con los aliados de Estados Unidos enfocándose en evitar una ruptura del G7, que en sus 42 años de historia ha tendido a buscar consensos sobre los principales temas.

 

Trump y su tono combativo

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afirmado que Rusia debería estar en la cumbre del G7. El reducido grupo de Estados se reúne el 8 y el 9 de junio en Canadá.Trump había fijado un tono combativo antes de salir de Washington el viernes, diciendo que “vamos a lidiar con las prácticas comerciales injustas” de los otros miembros del G7.

Pero fue más afable tras reunirse con Macron y Justin Trudeau, intercambiando bromas con el primer ministro canadiense ante los medios, aunque ninguno se apartó de sus posiciones sobre comercio.

El mandatario estadounidense tiene programado abandonar la cumbre cuatro horas antes de lo previsto originalmente para viajar a Singapur, donde se reunirá con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, informó la Casa Blanca.

 

Los tuits de Donald Trump contra la G7

El jueves ya había escrito duros mensajes en su red social preferida en respuesta a las críticas cada vez menos veladas de Trudeau y del presidente francés Emmanuel Macron, quien se encuentra en Canadá desde el miércoles.

 

“Por favor díganle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están cobrando aranceles masivos a Estados Unidos y creando barreras no arancelarias”, escribió el mandatario estadounidense, precisando que espera “ansiosamente verlos”.

 

También desacreditó a un “indignado” Trudeau, haciéndole recordar el “cerca de 300%” de tasa aduanera que impone Canadá sobre la leche.

En otro tuit dirigido a la Unión Europea y a Canadá, arremetió: “Levanten sus aranceles y barreras o lo haremos mejor que ustedes”.

La recepción sería fría: los cuatro europeos, Macron, Angela Merkel, Theresa May y Giuseppe Conte, decidieron reunirse poco antes del comienzo de la cumbre con el fin de hacer notar su impaciencia ante las amenazas de guerra comercial del presidente estadounidense.

El objetivo, según el presidente francés, es convencer a Donald Trump de no aplicar los aranceles recientemente impuestos sobre el acero y el aluminio. Pero el magnate se ha mostrado insensible a las críticas, y amenaza al resto del mundo con imponer mayores tasas.

Donald Trump puso en práctica sus compromisos de campaña, tiene un carácter previsible”, dijo Macron, que sin embargo espera persuadir al dirigente de que “la guerra comercial no es buena para nadie”.

Podría interesarte también !!!  OIT: Alerta que la pandemia destruyó el trabajo de casi 500 millones de empleos

“Estoy convencido de que Europa mantendrá su unidad y la mantendrá todo el tiempo que se extiendan estos temas”, afirmó, prometiendo hacer un frente común.

 

Líneas rojas

El tema del libre comercio está en la agenda y representa el verdadero punto de fricción de la cumbre.

La primera sesión de trabajo grupal transcurrió según lo planeado. Trump respondió a las acusaciones de proteccionismo emitidas por la Unión Europea y Canadá, culpando, por ejemplo, a los aranceles canadienses sobre los productos lácteos u otras barreras arancelarias que enfrentan los productos estadounidenses en Europa.

Según una fuente familiarizada con esta sesión, los “Seis” refutaron las cifras del presidente de Estados Unidos. El tono se mantuvo “profesional”, aunque la brecha fue amplia.

Los seis líderes quieren evitar una guerra comercial y convencer al inquilino de la Casa Blanca de que los aranceles afectarán en última instancia a la economía de Estados Unidos y al crecimiento mundial.

Luego de su reunión bilateral con Trudeau, Trump aseguró haber progresado con Canadá en temas comerciales.

“Justin aceptó cortar todas los aranceles y barreras comerciales”, bromeó sonriente el mandatario. Ya más serio, sostuvo que ambos lograron “muchos avances” y adelantó que “podría ser que el TLCAN tenga una forma diferente”.

El TLCAN es el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México.

No obstante horas antes, en conferencia de prensa, la ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, había sostenido que los aranceles impuestos por su vecino son ilegales.

“Canadá no cambiará de opinión ante la ilegal y absolutamente injustificada aplicación de aranceles al acero y al aluminio; no solo al de Canadá sino al de todos los aliados del G7 reunidos aquí”, dijo.

Trump fue el último de los líderes del G7 en llegar a la cumbre y seguramente será el primero en irse. El mandatario estadounidense tiene marcada una reunión en Singapur con el líder de Corea del Norte Kim Jong-un.

El mandatario estadounidense es el principal blanco de las protestas callejeras que suelen realizarse durante las cumbres del G7. Manifestantes enmascarados quemaron banderas de Estados Unidos y de los otros países del grupo.

El Comercio