Dakar 2018 : Dia 9 LLegada a Salta

El piloto argentino Kevin Benavides arribó a Salta, su ciudad natal y fue recibido por una caravana de gente. Marcha segundo en la categoría de motos y apuesta a la victoria.A Salta llegó acompañado por su hermano Luciano pese a que ambos compiten en equipos diferentes, Honda y KTM, respectivamente.

“Ha sido un recibimiento impresionante. Estoy muy contento por eso”, declaró Kevin a su arribo al campamento en el Centro de Convenciones de Salta.Solo 22 segundos lo separan del líder, el francés Adrien Van Beveren, así que Kevin Benavides saldrá dispuesto a quedarse con la victoria.

“Trataremos de seguir como venimos. Quedan cinco días y vamos a salir a darlo todo en busca de ese sueño”, declaró.

No hubo competencia en el Dakar 2018 porque se anuló la etapa entre Tupiza y Salta por las lluvias en Jujuy. Hoy parten rumbo a Belén.

La sanción de 10 minutos que ha recibido Carlos Sainz por su encontronazo con Kees Koolen no ha hecho más que avivar la llama de la polémica. Mientras que el piloto madrileño no logra comprender la razón por la que ha sido penalizado y Peugeot Sport ya prepara la apelación a la decisión del ASO, el holandés Kees Koolen se ha mostrado indignado por la tibia penalidad y ya ha amenazado con poner a todos sus abogados a trabajar en la causa. Mientras que Sainz se juega su segundo Dakar, da la sensación que el fundador de Booking.com quiere estirar la controversia.

Aprovechando la tranquilidad que da la cancelación de la novena etapa, Carlos Sainz no se ha privado de mostrar su opinión sobre todo lo sucedido en las últimas horas: “No tuve ningún incidente, si no hoy estaríamos lamentando algo. Estoy decepcionado y disgustado, pero no voy a dejar que me influya y voy a intentar seguir haciendo mi carrera,aunque sea una decisión tremendamente injusta. Si le hubiese dado, por supuesto que me habría parado”.

Rememorando la maniobra, Sainz explicaba: “Yo estaba como a unos 100 metros y apreté el Sentinel. Él se dio la vuelta y me vio, muy correctamente. Seguí acercándome, era un sitio con muchísimo barro, lleno de agua, con muchos charcos y mucho espacio al lado del camino, típico con unas montañitas a los lados de la cuneta. Él cuando está saliendo de esta cuneta, perdió el control del quad, se le va y lo dirige hacia la pista. Ahí le esquivé con suerte, por muy poco. No le toqué, seguí el tramo con normalidad, hasta ayer que me enteré de la historia”.

Intentando dar por zanjada toda esta discusión, Carlos Sainz concluía en el bivouac: “No le conozco, lo siento mucho por él, por el susto que se llevó. Yo también me lo llevé porque estuvo muy cerca, pero repito, gracias a Dios no pasó nada. Por eso no entiendo la sanción de 10 minutos. ¿Por qué 10 minutos y no uno, o una hora, si no he tocado a nadie? El coche no tiene ninguna marca, su quad tampoco y él acabó el 12º la etapa. Si yo le rozo con el coche con Peugeot de dos toneladas… Gracias a Dios no pasó nada”.

No parece tan cordial Kees Koolen, que insiste en la culpabilidad de Sainz. El holandés afirma tener un arañazo en el brazo como consecuencia del accidente e insiste que su quad sufrió daños tras el toque del piloto de Peugeot: “En mi protesta ya avisé que, si había una sanción seria, sería feliz. Todo el mundo sabe que soy un hombre de negocios, tengo acceso a muy buenos abogados, probablemente los mejores del mundo y mejores que los que tiene esta organización. Ya dije que, si no había una sanción seria, tomaría mis medidas y cuando vuelva a casa presentaré una demanda judicial”