La funcionaria sostuvo que "el acatamiento a la cuarentena fue bastante masivo, pero hace falta más" y pidió “correrse del individualismo al que esta época nos lleva”. Asimismo expresó que el presidente le pidió "inflexibilidad y severidad"

El acatamiento a la cuarentena fue bastante masivo

La funcionaria sostuvo que “el acatamiento a la cuarentena fue bastante masivo, pero hace falta más” y pidió “correrse del individualismo al que esta época nos lleva”. Asimismo expresó que el presidente le pidió “inflexibilidad y severidad”

Operativos en estado de aislamiento

“Vamos a empezar a secuestrar vehículos” resaltó en declaraciones a diferentes programas radiales sobre una posible medida a seguir para las personas que todavía no han comprendido el estado de aislamiento dispuesto por el gobierno.

Frederic puntualizó que “todos los que estén en la calle sin justificar van a tener una denuncia penal aun si no terminan detenidos”, y volvió a pedir responsabilidad, ya que “nadie está exento de tener y de transmitir el coronavirus”.

Estado de Sitio

La ministra además no descartó la posibilidad de instaurar un Estado de sitio: “Está como posibilidad y se analizó, pero el gobierno por ahora no cree que sea necesario, va a depender del cumplimiento que hagamos todos” y añadió que “es una medida extrema a la cual estamos evitando llegar”.

Frederic recordó que el estado de sitio es el que “suspende las garantías constitucionales y la libre circulación”, por lo que reiteró el pedido a la sociedad de obedecer el decreto sin llegar a instaurar esa medida.

Sobre el tiempo de duración del aislamiento social obligatorio, la ministra Frederic, sostuvo que “es una medida excepcional que durará menos si lo cumplimos bien. Dependerá de nosotros si la fecha se extiende o no”.

Las buenas reglas que si se cumplen

En medio de este marco de cuarentena preventiva dispuesta por el presidente, se pudieron observar desde las primeras horas de la mañana largas filas con distancia prudencial entre personas en puertas de farmacias, cajeros automáticos y supermercados; poca gente en paradas de colectivos, estaciones de trenes y subtes y un gran despliegue de efectivos de las fuerzas de seguridad en las calles de la ciudad de Buenos Aires y del Conurbano bonaerense.