EL GIRO HACIA LA DERECHA EN AMÉRICA LATINA

Un interesante articulo de El Correcaminos

 

 

Las elecciones en Chile decretaron que la derecha volverá a la moneda luego de cuatro años. Lo que se esperaba como una reñida elección significó una conquista clara para el candidato de la coalición de derecha Chile Vamos, con el triunfo del empresario Sebastián Piñera por un 54,7% de los votos, mientras que el periodista Alejandro Guillier, representante de la coalición de Fuerza de la Mayoría, estuvo a casi diez puntos de diferencia logrando sólo un 45,4%.

Una sorpresa para muchos, luego de una primera vuelta donde la candidata Beatriz Sánchez del Frente Amplio –como la nueva coalición de izquierda– obtuviera un 20% de los votos, los que no se tradujeron necesariamente en apoyo al periodista Alejandro Guillier.

El triunfo del candidato que reemplazará en marzo a la socialista Michelle Bachelet, que ejerció entre 2010 y 2014, es otro signo del vuelco de Sudamérica a la derecha, luego de 10 años en que la izquierda ganaba constantemente elecciones, donde los presidentes criticaban la economía de libre mercado y las multinacionales dejándolo en claro en la Cumbre Iberoamericana de Santiago, en noviembre de 2007.

Hoy el escenario es completamente diferente, más allá del triunfo de la izquierda en Ecuador, con la elección del presidente Lenín Moreno, del mismo partido del mandatario saliente Rafael Correa, los votos se han dirigido a la derecha.

En Argentina, otro empresario de la centro derecha, amigo del nuevo presidente electo, ganó las elecciones hace dos años, destronando el gobierno de los Kirchner, mientras que en Perú el año pasado fue electo el economista Pedro Pablo Kuczynski. En Brasil tras el juicio político que destituyó a la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, llegó a la cabeza Michel Temer, también perteneciente a la centro derecha.

Samuel Fernández, abogado de la Universidad Católica y profesor de Derecho Internacional Público atribuye el fenómeno a diversas causales, principalmente al cambio de mentalidad de la población latinoamericana “a pesar de que todavía hay tantas injusticias y carencias, la nueva realidad ya no se encanta tan fácilmente con soluciones generales e inspiradas en objetivos generales sin una base técnica sólida y que de garantías de progreso”.

Podría interesarte también !!!  El Papa Francisco alentó la unión civil entre parejas homosexuales

Para Fernández la culpa de la pérdida de valor de la izquierda en Latinoamérica se debe a las consecuencias de sus mandatos. “Los ejemplos Latinoamericanos de Gobiernos que no han logrado ningún desarrollo y empobrecido a su población, son tan evidentes, que ya no es posible ocultarlos. La derecha ha mostrado tendencias pero con mayor responsabilidad en la conducción y sin riesgos futuros, por lo que la izquierda debería renovarse, dejando atrás el sólo relato contestatario para buscar junto al progreso más generalizado acompañado de una acción estatal adecuada”.

El Sociólogo de la Universidad Santiago de Chile y ex candidato a la presidencia por el Frente Amplio, Alberto Mayol, hizo un análisis respecto a esta situación y señala que si bien no se puede equiparar la izquierda de Chile con la del resto de países de América Latina, no le cabe duda que era muy probable el triunfo de Piñera, sin embargo, “técnicamente, no fue triunfo de la derecha, sino la derrota de la izquierda debido a su mal manejo”, expresó.

 

El Magister en Ciencia Política de la Universidad de Paris I y Director del Magíster de Política y Gobierno de la Universidad Diego Portales, Fernando García Nadaf, explica que “en el mundo se ha confundido los proyectos políticos de la izquierda, lo que genera que surjan nuevos movimientos como Frente Amplio”.

En esa línea, el experto señala que “el desafío ahora, con la ‘derrota de la socialdemocracia’ en Chile –y también en el mundo–, el Frente Amplio tendrá que cumplir un rol importante cuyo éxito depende de estos cuatro años y su perfil desde el congreso y delimitar la participación o contribución que se tenga con la Fuerza de la Mayoría”.

Fenómeno Ultra Derecha

Los expertos apuntan a que la ultraderecha ha catalizado el malestar de pequeñas demandas puntuales de sectores que representa personajes como Donald Trump en EE.UU, haciendo caso omiso a los grupos medios.

“Ellos buscan representar –de forma nefasta– ideales del sector de derecha del siglo pasado, sobre todo con temas considerados como vulnerables en la sociedad como la seguridad, aumento de inmigrantes, etc. Miedos desde donde la derecha populista –Leppen, Trump, Kast en nuestro caso– atacan y tienen una respuestas de la sociedad basadas en las emociones más que en la referencias teóricos-racionales”.

Podría interesarte también !!!  BOLIVIA: Luis Arce se impuso en las elecciones

Así es como estas autoridades han ido generando un nicho de votantes al inmiscuir temas simples, superficiales en agenda pública versus una izquierda que tendría un discurso más elaborado socialmente.

Lo que motivó el cambio

El director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile y Analista Político Guillermo Holzmann, señala que el motivo por el que la derecha ha vuelto al poder, se debe a que los electores han tenido un giro hacia un pragmatismo ideológico, que se traduce en una opción electoral que aparece mejor representada por candidatos de la derecha.

“El 40% de los electores vota más a la derecha por un voto pragmático que es  marcado por sentido común. Son electores que poseen información mediana y no profunda ni técnica ni saben cuál es el beneficio concreto que tendrán. Son estos quienes están decidiendo frente a un 60% que se abstiene”.

Otro tema relevante es la inmigración y que es un tema de nicho, básico y que según el docente no se da como en el caso europeo con los refugiados. “En un ínfimo porcentaje tiene que ver con seguridad y se extrapola la proyección con la realidad, en estos puntos se muestra ignorancia por parte de estos electores”.

Finalmente, el próximo año será crucial, ya que las elecciones en países del cono sur, se decidirá con un 20 o 30% de electores que decidirán qué coalición los representará y tiene un lineamiento pragmático al igual que el 40% chileno desideologizado. Esto es el surgimiento de nuevo lineamiento liberal que hace sentido con China, por ejemplo, donde se ve una potencia comunista con un modelo económico neoliberal.