El presidente de EE UU considera que la relación comercial con Europa es “injusta”

Enésimo cruce de amenazas entre Europa y Estados Unidos en el plano comercial. El presidente de EE UU, Donald Trump, considera que la relación comercial de su país con Europa es “injusta”. Con la ya casi tradicional mezcla de posverdad y el estilo vocinglero que le caracteriza, Trump ha subrayado en una entrevista televisiva que Estados Unidos “no puede introducir” sus exportaciones en Europa, mientras que los europeos “nos envían sus productos a nosotros sin impuestos, con muy pocos impuestos”. La respuesta de Bruselas ha sido fulminante: “La Unión Europea está preparada para reaccionar rápida y adecuadamente en caso de que las exportaciones europeas se vean afectadas por cualquier medida comercial restrictiva de Estados Unidos”, ha asegurado el portavoz del brazo ejecutivo de la UE.

Bruselas sigue a lo suyo. La Comisión Europea lleva varias multas millonarias a los gigantes tecnológicos norteamericanos por políticas anticompetitivas (la más reciente, casi 1.000 millones de euros a Qualcomm por amaños con Apple), y se ha enzarzado con Washington en una suerte de guerra comercial de baja intensidad en productos como el acero. Mientras Trump amenaza con dinamitar los acuerdos comerciales que firmaron sus antecesores tanto en América como en Asia, la UE coquetea abiertamente con Canadá, México, el Mercosur, Japón o China. Hace medio año, Trump flirteó con el bloque del Este y advirtió de posibles sanciones comerciales a Alemania por su abultado superávit comercial, el mayor del mundo, y ha disparado también contra China (por la industria siderúrgica, por ejemplo). El proteccionismo es un todos contra todos: no hay nada de eso, por ahora, en el tablero global, pero la tentación está ahí, con el inefable Donald Tump como estilete.

“Para nosotros, la política comercial no es un juego de suma cero. No va sobre ganadores y perdedores. En la UE creemos que el comercio puede y debe ser algo donde todos ganan: también creemos que aunque el comercio tiene que ser abierto y justo, debe basarse en reglas. La UE está lista para reaccionar decidida y apropiadamente en caso de que nuestras exportaciones se vean afectadas por cualquier medida restrictiva al comercio por parte de EEUU”, ha destacado la Comisión, tras los primeros escarceos verbales de Trump.

Europa y Estados Unidos son los dos grandes bloques comerciales del mundo. Y siguen inmersos en la firma de un nuevo acuerdo comercial (TTIP, por sus siglas en inglés) paralizado tras la llegada al poder de Trump —y el consiguiente giro hacia el proteccionismo—, pero también con fuertes críticas entre la opinión pública de numerosos países de la Unión.