Adolfo Lafourcade (UCR)

El Senado de Entre Rios era una verdadera cueva compartida por peronistas y radicales

La frase fue pronunciada por el expresidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Adolfo Lafourcade (UCR), que otrora fuese un férreo impulsor de la desaparecida Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) que llevó adelante la causa por peculado contra el ex vicegobernador Héctor Alanís

Este martes terminó con la condena del ex funcionario. El concordiense recordó que al asumir “quisimos investigar todo lo acontecido en el Senado en el periodo anterior al que asumimos en 1999, y resulta que el Senado era una verdadera cueva compartida por peronistas y radicales, que hicieron desaparecer toda la documentación de la investigación”.

Recordó, en cuanto a los nombres involucrados, que “cuando me llamó (el entonces gobernador) Sergio Montiel para participar del armado del gabinete encuentro que muchos de sus funcionarios, que iban a ocupar puestos importantísimos, resultaron ser los mismos que queríamos a investigar junto con (Mario) Yedro, (Héctor) Alanís, (José) Crettón Pereyra y otros, con lo cual tuve con ellos una pésima relación”.

“No compartí ninguna de las decisiones que tomaban e incluso en el primer período Montiel me tenía en consideración y asumí como presidente de la Cámara de Diputados, cargo del cual luego me quisieron desplazar para ocupar el cargo de presidente de bloque”, afirmó.

¿Qué era el Programa 17?

Admitió, entonces, que “fue una sorpresa para mí que Sergio Montiel confiara en (Gabriel) Ferro, (Roque) Londra, (Jorge) Krenz que ocupó el Ministerio de Salud, y que era el cabecilla, el jefe de todo lo que en el gobierno de (Jorge) Busti (con Yedro como presidente del bloque de senadores) se llamaba Programa 17, que era un presupuesto que manejaba exclusivamente la vicegobernación junto con estos personajes y donde también participaban los radicales”, señaló.

Admitió que hubo, En ese contexto, un desgaste de la figura del titular de la FIA, Oscar Rovira, y explicó que “el desgaste lo provocó el peronismo confrontando contra Rovira, al cual querían destruir y obstaculizar de todas maneras el desarrollo de sus investigaciones, y fundamentalmente por un grupo de radicales que ejercían subterráneamente presiones y desgastes”.

El rol de Julio Rodríguez Signes

Sostuvo, en tal contexto, que “había un personaje clave que subsistió a todos los gobiernos y es una persona que nunca tuvo ningún escrúpulo en su vida política e institucional que se llama Julio Rodríguez Signes, actual fiscal de Estado”.

“Cuando me desplazaron de la presidencia de Diputados, el actual fiscal de Estado asumió en mi reemplazo con el apoyo incondicional de (Sergio) Urribarri, otra persona que no tiene ningún escrúpulo para desarrollar la actividad política ni para ejercer funciones”, apuntó.

Dijo que el exgobernador Busti “lo eligió como gobernador a Urribarri y éste lo eligió como fiscal de Estado a Rodríguez Signes, y lo notable de todo esto es que el actual gobernador (Gustavo) Bordet lo sigue manteniendo en un puesto clave para todas las decisiones del Estado, de manejo de recursos, de desvíos de esos recursos y de cosas por el estilo”, reflexionó.

“Un presupuesto paralelo”

Al ser consultado por la maniobra de desvío de fondos mediante una cuenta paralela a la oficial, el ex legislador oriundo de Concordia sostuvo que “hablando con Busti me comentó que la actividad de Yedro, de Alanís y Cretón Pereyra era incontrolable, porque desarrollaron junto con los radicales un presupuesto paralelo que se llamaba Programa 17”.

“Esto es lo que investigamos junto con Rovira, que lamentablemente terminó acusado de ser un delincuente, con las decisiones que tomaron en su contra siendo toleradas hasta por el Superior Tribunal de Justicia, y que terminó procesado por querer investigar”, rememoró.

La causa que “tendría que haber seguido”

“Fueron cosas horrendas que lo destrozaron a Rovira, siendo un hombre impecable en su vida y en su trayectoria en la justicia. Esto se pergeñó en la época de ese gobierno de Busti donde Yedro, Cretón Pereyra y Alanís se adueñaron de la Cámara de Senadores junto con algunos radicales, y pergeñaron este Programa 17 del cual terminaron desapareciendo toda la documentación”.

Aseguró que “esa causa tendría que haber seguido adelante con los responsables que manejaban el Senado y con los radicales que eran responsables del manejo de ese Programa que fue durante cuatro años y que el mínimo movió más de 11 millones de pesos por año”, apuntó.

Dijo que “Montiel terminó dominado por todos estos hombres de la política que lo único que hicieron fue aprovecharse de ella”.

También opinó sobre los acuerdos de juicio abreviado en el marco de esta causa y dijo tener “una visión crítica” sobre los mismos “porque son para evitar que se vaya hasta las últimas consecuencias”.

“Esto es parte de una inactividad final del juez y el fiscal de las causas, para no llegar a lo último, y que quien se merece reciba la pena que corresponde. En Argentina, los juicios abreviados son medidas para evitar que el victimario, el delincuente, el corrupto no reciba la sanción que se merece y el fiscal de paso se luce diciendo que condenó a alguien con una pena condicional, el pago de una multa o el decomiso de alguna mercadería”, analizó.

“Terminé solo, y hasta criticado furibundamente por radicales con los cuales me crucé hace pocos días en una reunión partidaria que no deberían llamarse radicales ni tener la ficha de afiliación radical, y muchos que están ante la Justicia”, lamentó.

Consideró además que en esta causa “no hubo dilación en el tiempo, hubo un ocultamiento y destrucción de pruebas” y apuntó que “Yedro era la cabeza de la organización, secundado por Cretón Pereyra y Alanís era dominado por Yedro, pero ahí también había radicales a quienes no pudimos investigar dada la gran resistencia de muchos diputados y senadores peronistas y radicales que obstaculizaron el gran trabajo de Rovira y hasta destruyeron la documentación existente”.

En tanto, rescató que otro grupo de diputados como (Santiago) Reggiardo, (Manuel) Fortuny, Ana D´Angelo le metíamos presión a otro grupo de diputados montielistas y defendimos la Fiscalía todo el tiempo que pudimos” pero lamentó que “en definitiva hubo una actividad en el Superior Tribunal de Justicia que resistió a esta Fiscalía y el pobre Rovira terminó procesado por la justicia”.

“Rovira se fue a vivir a Uruguay porque no resistió y sufrió muchísimo, y lamento haber sido el impulsor de la candidatura de Rovira en la FIA por todo lo que sufrió después”, concluyó.

El Entre Rios