Enfrentado al cada vez más poderoso Marcos Peña y a la gobernadora María Eugenia Vidal, y mirado con recelo por Mauricio Macri, finalmente el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, decidió blanquear su disgusto con ese cargo y acordó con el presidente que no sólo no lo acompañará en un eventual segundo mandato, sino que piensa abandonar su banca como legislador en 2019. 

Emilio Monzó dejará la presidencia de Diputados

Enfrentado al cada vez más poderoso Marcos Peña y a la gobernadora María Eugenia Vidal, y mirado con recelo por Mauricio Macri, finalmente el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, decidió blanquear su disgusto con ese cargo y acordó con el presidente que no sólo no lo acompañará en un eventual segundo mandato, sino que piensa abandonar su banca como legislador en 2019.

Así quedó confirmado en las últimas horas, destacándose en los despachos oficiales que de esta manera, Monzó logra descomprimir una tensión que no pudieron manejar desde la llegada al poder de Cambiemos.

Quienes están cerca del ex intendente de Carlos Tejedor, aseguran que nunca se sintió cómodo con el lugar que le tocó en el armado del Gobierno. Pretendía tener peso en las decisiones políticas y territoriales, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, pero ahí Vidal no aceptó negociar con él un espacio de influencia en el principal distrito del país.

Además, de a poco fue siendo desplazado de la mesa de las decisiones estratégicas por orden de Peña, y fracasó en su intento por incorporar peronistas a la gestión.

Podría interesarte también !!!  INDEC: El desempleo en Argentina

Por otra parte, tiempo atrás se hicieron públicas sus críticas al timbreo (ironizaba con el “ring raje”) y a fines del año pasado, cuando trascendió que la electa diputada por la Ciudad de Buenos Aires Carmen Polledo podría ser elegida titular de la bancada PRO en Diputados, amenazó con renunciar.

“Yo necesito a mi equipo”, dijo por entonces, defendiendo el lugar de Nicolás Massot, quien se transformó en su mano derecha. Finalmente, aceptaron su exigencia.

Su situación volvió a complicarse la semana pasada, cuando el peronismo unido casi logra el quórum para discutir los tarifazos en sesión especial. Y fue el propio Jefe de Gabinete quien se comunicó con varios diputados del peronismo para expresarles su preocupación, deslegitimando así a Monzó.

Antes había practicado equilibrio entre el malhumor social y la presión de los legisladores para eliminar el polémico canje de pasajes, sin quitarle recursos a los bolsillos de los diputados.

El costo político

Pero el peor trance que enfrentó el titular de la Cámara baja fue la aprobación de la reforma jubilatoria, con protestas callejeras y un fuerte enfrentamiento en el interior del Congreso en diciembre último. Los cambios se aprobaron, pero el costo político fue muy alto para el Gobierno.

Podría interesarte también !!!  INDEC: El desempleo en Argentina

Monzó suele comentar en su círculo íntimo que muchos de los errores no forzados de la administración macrista, tienen directa relación con la falta de cintura política y el peso cada vez más influyente del llamado “sector de los Ceos”.

También en algún momento lanzó duras críticas al consultor preferido de Macri, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, pidió un acercamiento a figuras del peronismo con pasado kirchnerista, y planteó la necesidad de fuertes cambios en el gabinete “para tener más posibilidades” en las elecciones de 2017. Ninguna de esas opiniones fue tenida en cuenta por el presidente.

Mientras tanto, no se descarta que una vez que abandone la Cámara, Monzó podría ser destinado a una embajada. Un destino posible es la embajada en España, que actualmente ocupa el misionero Ramón Puerta.

Info135