Los empleados afectados dispondrán de "un permiso retribuido recuperable" durante el cual continuarán recibiendo su salario con normalidad. “Cuando acabe la situación de emergencia sanitaria recuperarán las horas de forma paulatina

España: Obligan a empleados de puestos no esenciales a quedarse en casa

Los empleados afectados dispondrán de “un permiso retribuido recuperable” durante el cual continuarán recibiendo su salario con normalidad. “Cuando acabe la situación de emergencia sanitaria recuperarán las horas de forma paulatina y espaciada en el tiempo”, ha explicado, antes de apuntar que trabajadores y empresarios deberán pactar cómo hacerlo y que tendrán de plazo hasta el 31 de diciembre.

La vigencia de la medida extraordinaria

La medida, que entrará en vigor el lunes 30 de marzo y estará vigente hasta el 9 de abril, afectará a ocho días laborables, dado que abarcará hasta Semana Santa. El presidente ha asegurado que con ella pretenden que durante ese tiempo los desplazamientos de la población se reduzcan a los niveles que se registran los fines de semana. De esta forma se busca disminuir el riesgo de contagio del Covid-19 y con ello descongestionar las UCIs.

Los sectores que se verán afectados

Preguntado por qué sectores serán los que se vean afectados por esta decisión, el jefe del Ejecutivo ha puesto como ejemplo la construcción y ha apuntado que evidentemente no caben en ella los profesionales sanitarios.

Tampoco los medios de comunicación, a los que ha considerado actividad esencial, ni la producción agrícola ni el abastecimiento de productos alimentarios o farmacéuticos. La lista se cerrará en la reunión ministerial de este domingo.

Amparado en la recomendación de los expertos

Sánchez ha argumentado que este endurecimiento de las restricciones, “alternativa al cierre total de la economía”, se implanta en este momento porque es cuando los expertos que asesoran al Gobierno lo han recomendado y ha asegurado que se hace tras habérselo comunicado a patronal y sindicatos.

“Estamos afrontando en España las horas más duras, más tristes y amargas. El virus nos golpea con una violencia despiadada. Cuando la batalla se hace más intensa, cuando nos aproximamos a la cresta de la ola, no es el momento de bajar la guardia, es momento de intensificar la lucha”, ha justificado.