El número de fallecidos por coronavirus ya ha alcanzado las 154.000 personas en todo el mundo, según los últimos datos actualizados por el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que monitorea las estadísticas a nivel internacional.

Fallecidos por coronavirus ya supera las 150.000 personas en todo el mundo

El número de fallecidos por coronavirus ya ha alcanzado las 154.000 personas en todo el mundo, según los últimos datos actualizados por el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que monitorea las estadísticas a nivel internacional.

Los contagios por coronavirus y recuperados

Hasta la fecha se han registrado 2.500.000 contagios desde el inicio del brote de covid-19, mientras que los recuperados suman 564.525.

Estados Unidos sigue siendo el país con el mayor número de contagios (679.374), seguido por España (188.068), Italia (172.434) y Francia (147.121). En cuanto a la tasa de mortalidad, EE.UU. también lidera la lista con 34.575 fallecidos, mientras que Italia ha registrado 22.745 muertes, 19.613 en España y 18.681 en Francia.

Trump suspende fondos a la OMS

En medio del brote por coronavirus, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció esta semana que su Administración dejará de proporcionar fondos para la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la espera de que se realice una revisión de las acciones del organismo durante la pandemia. “Una de las decisiones más peligrosas y costosas” de la OMS fue su “desastrosa decisión de oponerse a las restricciones de los viajes desde China y otras naciones”, lamentó Trump.

Podría interesarte también !!!  Alemania incluye a 5 países de América Latina en lista de “alto riesgo” de contagio

La protesta de la comunidad sanitaria

El anuncio de Trump ha generado la protesta inmediata de la comunidad sanitaria. En particular, la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado en el que advierte que recortar los fondos para la OMS “durante la peor crisis de salud pública en un siglo” es un “paso peligroso en la dirección equivocada que no facilitará la derrota del covid-19“.