El indicador Riesgo País de la Argentina saltaba hasta los 1.882 puntos básicos, mientras que las acciones de las empresas argentinas en la Bolsa de Nueva York se hundían hasta 12,6%.

Inversores y especuladores compraron activos argentinos,

La decisión del presidente Mauricio Macri de designar como su compañero de fórmula al peronista Miguel Ángel Pïchetto fue la causa de esta estampida hacia los activos argentinos.

En primer lugar, porque se le adjudica a esa fórmula presidencial mayores posibilidades de triunfar en las generales de octubre y en el balotaje de noviembre ante la dupla de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

En segundo lugar, porque suponen que un gobierno Macri-Pichetto tendría mayores facilidades para comprometer una política general que redundaría en la llegada de nuevos capitales del exterior y, con ello, poder aventar una reestructuración de deuda pública en 2020. O, en el peor de los casos, hacer que esa reestructuración sea lo menos traumática posible.

Por eso algunos analistas creen que lo sucedido en estos días es sólo el anticipo de nuevas subas en los precios de los activos argentinos por la mayor demanda. “Los inversores ven que hay indicios de que la deuda se va a seguir pagando”, dijo Pablo Castagna, analista de Portfolio Personal. José Ignacio Bano, de Invertir Online, aseguró que “hacia adelante, el mercado tendrá aún mucho más por subir”.

Patrick Esteruelas, de Emso Asset Management, de Nueva York, le dijo a la agencia Bloomberg que la decisión de Macri «tiene la posibilidad transformar las elecciones de una carrera de tres caballos a otra de dos» y que ello «probablemente deje más tranquilo al mercado con la manera en que lucirá la gobernabilidad de un segundo mandato de Macri».

Diego Martínez Burzaco, de MB Inversiones, señaló que «el pragmatismo del oficialismo fue bien interpretado en el mercado. Y es una extensión de las mejores cotizaciones que vimos en acciones desde que la Argentina volvió al índice de mercados emergentes».

El dólar mayorista cerró a $43,67, con una baja del 2,3%, consideraba “fuerte” para los parámetros locales. Entre el martes y el miércoles, el dólar mayorista perdió un 2,67% con el peso. De acuerdo con los operadores del mercado financiero, se debió al ingreso de dólares por dos vías: de un lado, especuladores que ven la oportunidad de cambiar sus dólares por pesos para invertir en activos locales; del otro, exportadoras –especialmente las cerealeras- que liquidan divisas.

La caída en el valor del dólar fue el reflejo de la compra de acciones argentinas que cotizan en el exterior. Los papeles de Pampa Energía subió un 13%; Galicia, 12,5%; IRSA Propiedades, 12,2%; Banco Macro, 11,3%; y Telecom, 11,2 por ciento.

En el mercado local, los ingresos de dólares tuvieron como contracara la suba del valor de acciones. El miércoles se batieron todos los récords de negocios, con más de 3500 millones de pesos transados.

El índice S&P Merval creció un 6,1%. En tanto, el valor de los bonos de deuda en dólares de la Argentina creció hasta un 4%, lo que derivó en una caída del riesgo país, hasta los 855 puntos. Al mismo tiempo, la tasa de interés de las Leliq siguió reduciéndose, quedando en el 67,77% en el promedio de las licitaciones de la semana. Semejantes desempeños sorprenden y provocan desconfianza.

Claudio García, de Oubiña Cambio, observó que «habrá que ver si el mercado está exagerando o no, eso lo vamos a saber en los próximos días. Lo claro es que la tendencia cambió por completo». Para el analista financiero Christian Buteler, “esta movida mejora las chances de Macri de no perder en primera vuelta. A mi gusto hay una sobrerreacción”.

El dato negativo de la jornada entre tanta excitación financiera lo dio Techint, que anunció que sacará las acciones de Tenaris de la cotización en Argentina. Si bien hubo explicaciones técnicas, del tipo que el 99% de las acciones de Tenaris se transan en Wall Street, se entendió que la empresa que comanda Paolo Rocca busca que Tenaris abandone su “impronta argentina”.