La candidata derechista Keiko Fujimori lidera la votación presidencial en Perú, al obtener el 52,90% de los votos, frente al 47,09% obtenido por el izquierdista Pedro Castillo.

Keiko Fujimori lidera balotaje en Perú

La candidata derechista Keiko Fujimori lidera la votación presidencial en Perú, al obtener el 52,90% de los votos, frente al 47,09% obtenido por el izquierdista Pedro Castillo.

Según el recuento del 42,30% de las actas escrutadas, anunció la noche de este domingo  la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

 “Fujimori lidera el escrutinio, dijo el jefe de la ONPE, Piero Corvetto, quien aclaró que se trata de resultados parciales y no muestras estadísticas representativas. Además, faltan por contar miles de actas de localidades rurales, que podrían cambiar la tendencia, explicó.

El jefe de la ONPE, Piero Corvetto, remarcó que el avance de los resultados de los comicios presidenciales celebrados este domingo contiene los datos de las actas de las mesas de sufragio más cercanas a los 104 centros de cómputo que tiene el organismo en el país.

El apoyo a Fujimori

En ese sentido, Corvetto reiteró que se trata de un reporte de voto “fundamentalmente urbano”, en el que “falta aún llegar y procesar un porcentaje importante de actas de los lugares más alejados”, incluidos los de las zonas rurales, de la selva y de los peruanos en el extranjero.

Podría interesarte también !!!  Los lideres del G7 acordaron un impuesto global a las grandes corporaciones

Todos los sondeos de opinión indican que los centros urbanos apoyan en su mayoría a Fujimori, mientras que las zonas rurales y más alejadas del país son abrumadoramente favorables a Castillo.

Castillo “se va respetar la voluntad”

El candidato izquierdista peruano Pedro Castillo afirmó este domingo que está seguro de que en su país “se va respetar la voluntad popular” en el conteo oficial que se hace de las actas del balotaje presidencial que disputó con la derechista Keiko Fujimori.

“Somos un pueblo de esperanza, hay que tener fe en el pueblo”, señaló Castillo al dirigirse brevemente a sus seguidores en la localidad de Tacabamba, en la región norteña de Cajamarca tras conocerse los primeros resultados oficiales de los comicios, que le otorgan una ligera ventaja a su rival.

Las primeras cifras parciales contrastan con la levísima ventaja que otorga el conteo rápido de votos de la encuestadora Ipsos a Castillo sobre Fujimori, con un 50,2 % de los votos válidos contra el 49,8 %, respectivamente.

El resultado del conteo rápido, a su vez, dio la vuelta a una encuesta a pie urna, que otorgaba una levísima ventaja a Fujimori, siempre también dentro del margen de error estadístico.

Con estos resultados, la definición del ganador solo se podrá dar cuando esté considerablemente avanzado el escrutinio de los votos, que Corvetto anunció que se irán actualizando cada media hora en su portal oficial.

Podría interesarte también !!!  Cumbre Estados Unidos y Rusia en Suiza

Votación se desarrolló en calma

La votación, a la que estaban convocados 25 millones de ciudadanos, se desarrolló con tranquilidad en las ciudades y pueblos de la sierra andina, la selva amazónica y la costa, donde está Lima.

Un millón de peruanos en el exterior estaban registrados para votar en el exterior, desde Chile hasta Japón, pasando por España y Estados Unidos, donde la peleada elección movilizó a miles preocupados por “la democracia y estabilidad” de su país.

El balotaje se celebró en plena pandemia. Perú esta semana pasó a tener la mayor tasa de mortalidad del mundo por covid-19, tras ajustar las cifras, y acumula casi dos millones de contagios y más de 180.000 decesos.

Castillo concentra apoyo en las áreas rurales de las provincias del interior de Perú, como Cajamarca, mientras que Fujimori es la favorita de empresarios y sectores de la clase media, así como de algunos políticos e intelectuales de pasado antifujimorista, como el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

El nuevo presidente deberá tomar medidas urgentes para superar la pandemia, la recesión económica y la inestabilidad política, lidiando con un Congreso fragmentado, la corrupción y la deficiente gestión pública.