Más aún durante este jueves, cuando la divisa arrancó por debajo de $ 22 y trepó hasta los $ 23,30 en el mejor de los casos (tipo de cambio oficial del Banco Nación), o más de $ 23,50 en entidades privadas.

Las picardias bancarias ante la suba del dólar

La semana pasada, cuando el Banco Central tuvo que vender u$s 4.343 millones para que la cotización del dolar baje de los $ 21 (terminó en $ 20,88), todas estas artimañas volvieron a florecer.

La historia vuelve a repetirse: cada vez que la cotización del dólar sube aceleradamente, cuesta más conseguir el billete verde de forma oficial. No es así en el mercado paralelo, pues el “blue” sigue existiendo.

Sucursales que ya no venden dólares billetes, momentos donde no funciona el home banking, sucursales del Banco Nación donde ya avisaron que no enviarán billetes verdes, y hasta retención de dólares de clientes. Con la corrida cambiaria, volvieron todas las picardías de los bancos para no vender el billete estadounidense.

La picardia del fallo tecnológico

La primera fue la oportuna caída del Home Banking de varias entidades de primera línea, sobre todo cuando la operación a concretar era la venta de dólares. En segundo lugar apareció la barrera física: “esta sucursal no vende dólares“, repetían los cajeros a cara de perro, a clientes que en la misma sucursal, hace un tiempo, habían comprado dólares sin problemas.

Podría interesarte también !!!  Pase Sanitario: "La pandemia no terminó"

A esto se agregó una comunicación informal del viernes, de distintas entidades a sucursales (especialmente las del interior): “la semana que viene el camión de caudales no llevará dólares“. En el Banco Nación fue donde más rápido corrió esa orden, pero también en entidades privadas.

Todo ello es un reflejo de la escasez objetiva. Los dólares que tiene el Banco Central son casi todos por haber tomado deuda, y no obtenidos mediante el superávit comercial; en consecuencia, como la tasa de deuda será más cara para la Argentina, se avecina una escasez de dólares.

Las razones para ello son diversas: suba de tasas en Estados Unidos, la sequía que mermó la cosecha de dólares, inversores que desarman sus posiciones en pesos (básicamente Lebacs) y se van al dólar, entre otras que amenazan ser más permanentes que transitorias.

Podría interesarte también !!!  El BCRA limitó el financiamiento en cuotas en dólares

Y la demanda de dólares sigue alta. Los pocos argentinos que pueden ahorrar, se llevan unos u$s 50.000 millones por año. Los que viajan al exterior, alrededor de u$s 10.000 millones más, otro tanto por déficit comercial, y una cifra similar por el déficit energético. Una “bola” de u$s 80.000 millones o más que no se obtienen de modo genuino (exportando más de lo que se importa).

Como si todo ello no fuera suficiente, algunas picardías nunca dejaron de existir. Un cliente del banco Galicia, que tuvo la mala idea de vender su propiedad en Buenos Aires a un extranjero, y aceptó una transferencia en dólares, tardó casi dos meses en disponer de su dinero. El banco de la familia Escasanny estiró el tiempo con excusas según las cuales no podía el cliente disponer de su dinero. Casi un castigo por operar en blanco.

Necesitamos Tu Calificación !!!