Los gobernadores negociaron obras por más de 10 mil millones para votar el presupuesto

Los gobernadores lograron sumar obras por más de 10 mil millones de peso para garantizar la sanción del presupuesto en el Congreso, donde empezó a tratarse esta tarde en Diputados y el miércoles será ley en el Senado.

Contará con el apoyo de Cambiemos, el interbloque federal de la cámara baja y el Justicialista del Senado, cuyos jefes Pablo Kosiner y Miguel Pichetto se reunieron esta tarde para definir las últimas demandas. Participó el diputado Diego Bossio.

El peronismo dialoguista agregó una planilla de obras públicas al presupuesto para aprobarlo. Pichetto, Kosiner y Bossio se reunieron para remarcarlas y acordaron tener una agenda común en 2018.

Incluye obras para los próximos tres años, la mayoría para provincias gobernadas por peronistas dialoguistas, como Salta, Chaco, Entre Ríos, Córdoba y Tucumán, entre otras. Sus legisladores fueron claves para que el Gobierno sancionara el lunesla reforma previsional.

También hay varias para el conurbano bonaerense, gestionadas por Eduardo “Bali” Bucca, ex intendente de Bolívar y flamante diputado del interbloque federal. Logró sumar algunas el pampeano Carlos Verna, que sólo ayudó con la ley jubilatoria en el Senado.

Podría interesarte también !!!  28 de julio: Día Mundial de la Hepatitis

Los diputados del interbloque federal exigieron ayer en el debate en comisión del presupuesto, pero muchas no llegaron a incluirse en el dictamen y serán agregadas en el debate en particular. Lo pidieron ni bien comenzó la sesión y Cambiemos lo aceptaría para construir una mayoría.

Otra concesión sería agilizar el financiamiento de las 13 cajas jubilatorias que no fueron transferidas a Anses y son deficitarias, un compromiso asumido en la ley de reparación histórica nunca cumplido del todo.

Aquella norma obligó al organismo a financiar sólo hasta garantizar jubilaciones similares a las nacionales, pero en la reglamentación se obligó a provincias como La Pampa o Corrientes a equiparar sus haberes a los nacionales, lo que en la jerga previsional se llama “armonizar”.

Los gobernadores negociaron eliminar ese requisito en la ley de consenso fiscal (se sanciona esta madrugada) y buscarán que el presupuesto financie íntegramente sus déficits previsionales, con 17 mil millones de pesos automáticos mensuales y el resto según posteriores auditorías.

Podría interesarte también !!!  29 de julio: Fatídica muerte de René Favaloro

En la cumbre de Pichetto y Kosiner acordaron mantener un diálogo permanente y definir una agenda común para 2018, con el objetivo de posicionarse como una opción electoral opositora.

“La discusión política interna radica la posibilidad de reconstruir al Partido y volver a transformarlo en una opción de gobierno para la Argentina”, reclamaron.

Según supo LPO, también preocupan otros temas operativos del gobierno como la apuesta a las obras públicas mediante el programa de participación pública privada (PPP). “No en todos lados los peajes cubren obras. En la patagonia la energía la cubre, pero en otros casos hace falta el Estado”, exigió Bossio en la sesión.

Por eso quieren que empiecen a funcionar dos bicamerales ya conformadas: la de seguimiento de deuda externa y la de control de los PPP. Ambas tienen mucho que ver.