El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio da Silva, "Lula", quedó en libertad , después de que el juez federal Danilo Pereira Junior dictamina,  después de 19 meses en prisión, como parte de una condena de 8 años y 10 meses por corrupción.

Lula da Silva quedó en libertad después de 580 días

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio da Silva, “Lula”, quedó en libertad , después de que el juez federal Danilo Pereira Junior dictamina,  después de 19 meses en prisión, como parte de una condena de 8 años y 10 meses por corrupción.

La decisión que dio a Lula la Libertad

La decisión, publicada a las 4:15, hora local, se produjo después de la sentencia del Tribunal Supremo (STF) el jueves, que determinó que las penas de prisión empezarán a cumplirse sólo cuando el acusado agote todos los recursos disponibles.

“Queridos compañeros y compañeras, no tienen dimensión de lo que significa para mi estar hoy aquí con ustedes”, comenzó Lula da Silva, en las primeras palabras en libertad.

Citando la decisión del máximo tribunal judicial, el magistrado de ejecución de penas determinó en un fallo de menos de dos páginas que ya “no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia”.

El esperado encuentro del Pueblo con Lula

El fundador del Partido de los Trabajadores salió de la sede de la Policía Federal de Curitiba en la que estuvo recluido en medio de la ovación de cientos de miles de seguidores que se habían congregado a la espera de la liberación.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, había adelantado que Lula tenía la intención de “agradecer” a las personas que se encuentran allí para dar su apoyo “desde hace 580 días” y que una de sus primeras actividades previstas será visitar el Sindicato de los Metalúrgicos de las afueras de Sao Paulo el sábado, donde inició su carrera política.

Leé Más !!!  BOLIVIA: Declaración del Grupo de Puebla

El fundador del Partido de los Trabajadores salió de la sede de la Policía Federal de Curitiba en la que estuvo recluido en medio de la ovación de cientos de miles de seguidores que se habían congregado a la espera de la liberación.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, había adelantado que Lula tenía la intención de “agradecer” a las personas que se encuentran allí para dar su apoyo “desde hace 580 días” y que una de sus primeras actividades previstas será visitar el Sindicato de los Metalúrgicos de las afueras de Sao Paulo el sábado, donde inició su carrera política.

La decisión recayó en Danilo Pereira porque la jueza que administra la sentencia diaria de Lula, Carolina Lebbos, está de vacaciones, informó el diario brasileño Folha de S. Paulo.

La liberación de Lula

La liberación de Lula ayer, viernes no significa el final del juicio sobre el triplex Guarujá, por el cual fue condenado por corrupción y lavado de dinero en primera instancia en julio de 2017. Por el contrario, el ex mandatario esperará el juicio sobre las apelaciones que aún están pendientes en el Tribunal Superior de Justicia.

En el entorno del líder petista aseguran que su objetivo es obtener la anulación completa del caso, con el argumento de que el ex juez Sergio Moro, artífice del Lava Jato, no fue imparcial a la hora de juzgarlo. En efecto, el magistrado fue duramente cuestionado cuando aceptó el ofrecimiento del actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que lo convirtió en ministro de Justicia de su Gobierno.

Leé Más !!!  Bolivia: Carta abierta a Jeanine Áñez de "Pepe" Mujica

El viernes, Moro afirmó que la decisión de la suprema corte “debe ser respetada”, pero sostuvo que “continuará” defendiendo la prisión después de una condena en segunda instancia. “El Congreso puede, de todos modos, modificar la Constitución o la ley” para permitirlo de nuevo, agregó.

Lula y la luz de esperanza

Uno de sus abogados, Cristiano Zanin, dijo que Lula “está muy sereno”. “La decisión de la corte suprema le dio una luz de esperanza de que pueda haber justicia. Nuestra batalla jurídica, nuestro foco, es obtener la nulidad del proceso”, agregó.

Según analistas, Lula en libertad fortalecerá tanto al PT como, paradójicamente, a Bolsonaro, que supo captar el odio de una parte del electorado hacia el exlíder sindical, prometiendo incluso hacer que el exmandatario se “pudra en la cárcel”.

“Para Bolsonaro es una buena noticia, porque refuerza la polarización ideológica que lo eligió. Veremos a Lula más presente en el escenario político y eso permitirá que Bolsonaro refuerce su papel de líder del campo anti-PT”, dijo el analista Thomaz Favaro, de Control Risks.

Bolsonaro hasta ahora no reaccionó, pero sí dos de sus hijos.

“Miles de presos serán liberados, lo cual generarán graves consecuencias sociales y económicas internas y externas”, escribió el concejal Carlos Bolsonaro.

También el diputado Eduardo Bolsonaro criticó la nueva situación a la que se ve confrontada el poder judicial, aunque entre los 4.895 posibles beneficiarios de la decisión del STF muchos permanecerán en la cárcel, en régimen de prisión preventiva, debido a su peligrosidad.