“Me va a tener que acompañar”: se cumplen 60 años del secuestro de Fangio en La Habana

Disculpe, Juan, me va a tener que acompañar, Un comando revolucionario liderado por Fidel Castro se llevó por la fuerza al corredor el día previo al Segundo Gran Premio de Cuba en 1958. Finalizada la carrera, el quíntuple campeón fue liberado y llegó a trabar amistad con sus captores años después.

El 23 de febrero de 1958, un comando del movimiento 26 de Julio liderado por Fidel Castro se llevaba por la fuerza a Juan Manuel Fangio, en vísperas de su participación en el Segundo Gran Premio de Cuba.

Disculpe, Juan, me va a tener que acompañar“, le dijo a punta de pistola uno de los miembros del grupo en el lobby del Hotel Lincoln de La Habana, donde el piloto se encontraba reunido con sus mecánicos.

En un refugio del barrio El Vedado, los captores se disculparon con Fangio y le ofrecieron una de sus comidas predilectas, además de una cama cómoda para que descansara.

Al día siguiente, la carrera se realizó sin el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, pero acabó suspendida luego de que el corredor cubano Alberto García Cifuentes hiciera un giro inesperado e impactara contra la multitud, provocando seis muertos y 40 heridos.

Cuando las cosas se serenaron un poco y los secuestradores dejaron de pasearme por casas y departamentos, no tuve más remedio que decirles: ‘Miren, señores (…), quizá ustedes me hicieron un favor“, llegó a declarar el piloto.

Luego de 27 horas de secuestro, por idea del propio “Chueco”, se realizó un llamado a la embajada argentina y se acordó la liberación. Mientras tanto, el episodio ya ocupaba las primeras planas de diarios y revistas de las ciudades más importantes de América y Europa, y así se cumplía el objetivo del comando revolucionario de visibilizar su lucha.

A lo largo de los años, Fangio y los secuestradores, algunos de los cuales llegaron a ocupar cargos importantes en el poder tras el triunfo de la Revolución, se contactaron en varias oportunidades, entre invitaciones de honor, mensajes de afecto y saludos especiales.