Desde el pasado 7 de marzo, Venezuela ha enfrentado uno de los peores ataques del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU). Esta vez contra el sistema eléctrico nacional.

Las mentiras construidas de EE.UU. en torno a Venezuela

5/5 - (1 voto)
Desde el pasado 7 de marzo, Venezuela ha enfrentado uno de los peores ataques del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU). Esta vez contra el sistema eléctrico nacional. En esta agresión la guerra de desinformación ha sido un elemento central.

El imperialismo norteamericano propaga mentiras tantas veces repetidas que se convierten en realidad para algunos sectores de la opinión pública.

Los Hechos y Casualidades

La noche del lunes pasado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció el retiro definitivo de todo el personal diplomático estadounidense que aún permanece en Caracas, atribuyéndole la medida a la administración de Trump.

“La decisión refleja el deterioro de la situación en Venezuela, además de que la presencia del personal diplomático estadounidense en la embajada se ha vuelto una limitación para la política de Estados Unidos”, tuiteó Pompeo.

Sin embargo, el vicecanciller William Castillo, respondió a esa mentira con otro tuit: “Ante el fracaso del golpe eléctrico y el abierto respaldo de EEUU a esta acción terrorista, Pompeo huye hacia adelante, pretendiendo hacer ver que  el retiro del personal se trata de una acción de EEUU. No @SecPompeo volviste a fallar. Read our lips: it failed!”.

Podría interesarte también !!!  Descubren en murciélagos nuevas variantes de coronavirus

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, informó el martes que el Gobierno venezolano finalizó las conversaciones con Estados Unidos (EE.UU.) en aras de un posible acuerdo para establecer oficinas de intereses, tras la ruptura diplomática. Asimismo, dio un plazo de 72 horas a los funcionarios diplomáticos estadounidenses que aún permanecen en el país, para abandonar el territorio.

La Cancillería de Venezuela aclaró que, casi al mediodía del lunes, le informó al representante diplomático de EE.UU. en el país, James Story, la decisión de no prorrogar nuevamente la presencia de los funcionarios consulares en el país, como indicó Arreaza en otro tuit.

El jueves 7 de marzo, en horas pico, el sistema eléctrico se interrumpió víctima de un ataque. La oposición adiestrada por el Gobierno de EE.UU. se apresuró a decir que la falta de mantenimiento e inversiones causó la falla. Sin embargo, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, descubrió que fue un ataque planificado.

SABOTAJE AL SISTEMA ELÉCTRICO
SABOTAJE AL SISTEMA ELÉCTRICO

El Vicepresidente Sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, sin embargo, afirmó que se trató de un ataque cibernético al control automatizado de regulación Ardas, del sistema de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, conocida también como El Guri.

Podría interesarte también !!!  La nave no tripulada Artemis I en orbita lunar

Rodríguez identificó que en el sabotaje estuvieron implicados el senador de EE.UU por el estado de Florida, Marco Rubio, el secretario Pompeo y el diputado opositor Juan Guaidó.

Unas horas antes del apagón Rubio escribió en Twitter que los “venezolanos vivirán la más severa escasez de alimentos y gasolina”. Una especie de predicción del ataque eléctrico que estaba a punto de ocurrir.

“Ayuda humanitaria”, quemada por seguidores de Guaidó

El diario estadounidense The New York Times, dos semanas después de ocurridos los hechos, dio cuenta de que fue la propia derecha que quemó la supuesta “ayuda humanitaria” que pretendía ingresar a Venezuela desde Colombia el 23 de febrero pasado.

Desde ese mismo día, TeleSUR y distintos medios de comunicación publicaron, y denunciaron los días siguientes, las pruebas de la operación de bandera falsa (falsos positivos) que se gestó en la frontera colombo-venezolana contra el gobierno de Nicolás Maduro, pero que los medios internacionales ignoraron.

Esos medios internacionales construyeron la narrativa contra el gobierno venezolano al culpar a la Fuerza Armada de la quema de camiones con supuesta “ayuda humanitaria”, hasta que el New York Time reconoció que ese razonamiento “no parece cierto”.

Telesur