Protesta por los despidos en el Municipio de Quilmes

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se movilizó frente al Municipio de Quilmes para reclamar la reincorporación de los 450 empleados censanteadas en áreas sensibles como hospitales, guarderías públicas y en la Subsecretaría de Niñez y Adolescencia, que la gestión del intendente Martiano Molina inscribe en la proclamada reducción de “cargos políticos”, en consonancia con la política mediática de la Casa Rosada. Tras la movilización, el secretario general de ATE provincial, Oscar De Isasi, informó que los funcionarios comunales se comprometieron “a conformar un ámbito de negociación para revisar los listados de despidos”.

Isasi junto con el titular de ATE Quilmes, Claudio Arévalo, mantuvo una reunión con el secretario de Gobierno, Diego Bufone, quien esta mañana había confirmado que los despidos eran 450, a pesar de que el intendente Molina había dicho ayer por Twitter que se trataba de 222 puestos de trabajo, con el objetivo de “ahorrar” 100 millones pesos anuales y “hacer un Estado más ágil y más eficiente”.

En consonancia, el Intendente Molina realiza al pie de la letra lo mismo que esta o estaría por realizar los mandatarios de los partidos de Moron y 3 de febrero, bajo el lema de un estado mas eficientes, con la consecuencia de mas desocupados en sus territorios.