✫ ¿Quien fue Inés Zorreguieta ?

Inés Zorreguieta era la menor de siete hermanos y la preferida de Máxima de Holanda. Tenía 33 años, 14 menos que la Reina de los Países Bajos, una diferencia de edad que no fue un problema para ellas, al contrario, Máxima sentía debilidad por Inés, a quien eligió como madrina de bautismo de su hija pequeña, Ariane, nacida en 2007.

Inés tenía 17 años cuando Máxima se casó con el entonces príncipe Guillermo el 2 de febrero de 2002. En el enlace, recibió un trato preferencial, siempre cerca de la actual Reina. Máxima, por su parte, ha estado presente en los días más importantes de la vida de su hermana, y meses después de su boda, viajó a Buenos Aires para asistir a la graduación de la benjamina de la familia, como se observa en esta foto.

INEZ JUNTO A LA REINA MAXIMA

En 2010, volvió a cruzar el charco para estar presente en la graduación de Inés, que había estudiado Psicología en la Universidad de Belgrano. La Reina trató de convencer a su hermana para que se instalara en Ámsterdam, donde podría estudiar un posgrado relacionado con su carrera gracias a una beca, sin embargo, Inés declinó la oferta de su hermana, pero aceptó otra: trabajar como analista de investigación de las Naciones Unidas en Panamá. Allí conoció a un joven argentino, con quien estuvo saliendo hasta 2012, año en el que regresó a Buenos Aires.

Podría interesarte también !!!  G20: Compromiso para la distribución de la vacuna del COVID-19

Objeto de duras críticas

En 2014, Zorreguieta entró a trabajar en el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires y, en 2016, fue nombrada por el presidente argentino Mauricio Macri Directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría de Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación, una decisión que causó una gran polémica, ya que no cumplía las condiciones exigidas para ocupar ese alto cargo público.

El nombramiento de la hermana de Máxima de Holanda se interpretó en los medios de comunicación argentinos como un trato de favor y como una contradicción al discurso oficial del Presidente del país, quien durante la campaña electoral defendió el fin del nepotismo y el clientelismo político en el país sudamericano.

La música, su pasión

Inés era una apasionada de la música y en 2014 participó en el Festival de las Nuevas Voces, de Argentina. “En mi casa siempre se escuchó música. Recuerdo que mis padres ponían canciones de los cincuenta, Ella Fitzgerald, Duke Ellington, por ejemplo. Pero fueron mis hermanos, bastante mayores que yo, los que me hicieron escuchar bandas y composiciones que me gustaron tanto que algunas son las que elijo para cantar hoy. Música de los sesenta, setenta y ochenta, una gran época para el rock y el pop”, declaró al diario argentino Clarín. Comenzó a estudiar canto y guitarra en 2013, hasta entonces “fui autodidacta”, confesó al citado medio. “Lo que sucedía es que no me costaba aprender canciones e interpretarlas, las sacaba rápido y eso diría que demoró el momento de ponerme a estudiar”, explicó.

Podría interesarte también !!!  G20: Compromiso para la distribución de la vacuna del COVID-19

Problemas de salud

De acuerdo con diferentes fuentes, Inés sufría problemas psiquiátricos. En 2012 estuvo ingresada en la clínica neuropsiquiátrica Avril de Buenos Aires. debido a un trastorno alimenticio y un cuadro de depresión. “Sufre por un mal que parece endémico en su familia: la obsesión por el peso”, informó la prensa argentina, que decía que Máxima era quien mejor la entendía porque ella misma vivió una adolescencia marcada por las dietas.