Muchos analistas políticos coinciden en que la ex presidente Cristina Fernández y el presidente Mauricio Macri "se necesitan entre sí" en esta intensa carrera política de la Argentina, y es que esta semana arranca movida en para ambas figuras

Semana movida para CFK y la Economía

Arranca una semana movida para la ex presidente Cristina Fernández, y es que este martes 18/09 primera vez Cristina Kirchner será indagada en la causa por lavado de dinero conocida como “La Ruta del Dinero K“, por la que Lázaro Báez está detenido desde abril de 2016.

Muchos analistas políticos coinciden en que la ex presidente Cristina Fernández y el presidente Mauricio Macri “se necesitan entre sí” en esta intensa carrera política de la Argentina, y es que esta semana arranca movida en para ambas figuras que hasta hoy, representan los dos sectores con alguna intención de voto para las venideras elecciones de 2019.

El martes por un lado, la senadora CFK tendrá que desfilar por los tribunales de Comodoro Py, donde por primera vez Cristina Kirchner será indagada en la causa por lavado de dinero conocida como “La Ruta del Dinero K”, estrategia perfecta para el Gobierno que, ante una economía que no se deja dominar, pone toda la atención de la sociedad en los casos de corrupción de la política argentina.

Sin embargo, los US$ 3.000 millones que iban a llegar este mes, por ahora no van a ser girados mientras se estén llevando adelante las negociaciones entre los equipos técnicos del Ministerio de Hacienda y del organismo que preside Christine Lagarde.
El juez federal Sebastián Casanello la citó a indagatoria 18 de septiembre a las 10.30 horas tras el fallo de la Cámara Federal porteña, que le ordenó que avance en esta medida.

La causa por la ruta del dinero K fue elevada al Tribunal Oral Federal 4, que debe fijar fecha de juicio a fines de octubre próximo. La causa tiene unas veinte personas imputadas, entre ellas Báez, su ex valijero Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.
Todos están acusados de integrar una “banda” dedicada al lavado de dinero, a partir de los fondos que circularon a través de la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”, ubicada en Puerto Madero.
Esta es por supuesto un estratégico desfile para el oficialismo, sobre todo porque el Gobierno de Mauricio Macri no logra controlar la inflación, que va corriendo a pasos agigantados y se refleja por ende en la suba de los precios y la fuerte suba del dólar por la poca confianza que genera hoy la moneda local. Claro que, la situación económica no deja de complicar cada vez más judicialmente a la ex presidente CFK.
Todas las miradas estarán puestas en la visita de CFK a los tribunales, sobre todo cuando por esta causa jamás habló. Hasta el momento Casanello había evitado citarla pese a los pedidos del fiscal federal Guillermo Marijuan y de la Oficina Anticorrupción, querellante en el caso, porque consideraba que la ex mandataria es investigada por los mismos hechos en la causa por fraude en la obra pública a raíz de las licitaciones con las que se benefició Báez. En la causa se investigan las maniobras del empresario K para fugar U$S 60 millones, entre 2010 y 2013.

Desde el Gobierno quieren por supuesto demostrar, que durante su gestión, “la plata que se robaron sera devuelta” a través de una justicia “independiente y autónoma”. Todo esto suena hermoso, pero hay una realidad que no deja de preocupar: la plata del FMI todavía no llega. 

En el marco del acuerdo stand by suscripto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a mediados de año, estaba previsto el desembolso de unos USD 3.000 millones en septiembre, complementarios a los USD 15.000 millones girados el 22 de junio.

La imposibilidad para el Gobierno argentino de cumplir con las condiciones acordadas, un auxilio financiero por un total de USD 50.000 millones hasta 2021, obligó a encarar una renegociación del préstamo.

Los USD 3.000 millones que iban a llegar este mes por ahora no van a ser girados mientras se estén llevando adelante las negociaciones entre los equipos técnicos del Ministerio de Hacienda y del organismo que preside Christine Lagarde.

No obstante desde el Gobierno quieren transmitir calma:  “una vez que esté se va a anunciar. Los USD 3.000 millones estaban acordados y están. Esperemos tener mejores noticias en la semana que viene: no hay nada raro ni ningún freno”, dicen. Incluso, en los despachos oficiales se esperanzan con que el próximo desembolso pueda ser por un monto mayor de los USD 3.000 millones previstos en el cronograma trimestral del stand by, que debía completarse en junio de 2021.

Entonces, sin ingresos de billetes verdes, en pleno plan desarme de Lebac y en el marco de una muy elevada dolarización de los ahorristas argentinos, será muy difícil estabilizar a la divisa estadounidense.

Urgente 24