Ultima audiencia antes del Jucio Oral en Gualeguaychu

Hoy a partir de las 8:30,  se realizará la última audiencia de introducción de pruebas en el juicio oral y público que se le sigue a Nahir Galarza (19 años). Se trata de la joven que está imputada de haber dado muerte a Fernando Pastorizzo (20 años) en la madrugada del 29 de diciembre de 2017 e imputada de homicidio doblemente calificado por el uso de arma de fuego y por la relación de pareja no conviviente.

Será la última audiencia de introducción de pruebas, que concluirá con los testigos propuestos por la defensa técnica de Nahir Galarza, y por eso las expectativas están centradas en si hará uso de su derecho a declarar.

A pesar del Paro General, las audiencias se realizaran

La jornada concluirá con los alegatos de clausura de las partes acusadoras y el martes hará lo propio la defensa. Pese al paro general al que adhirió la Asociación Judicial de Entre Ríos (Ajer), las audiencias no se suspenderán.


La audiencia será la décima y la última en materia de introducción de pruebas. La defensa técnica de Nahir Galarza apelará a sus últimos testigos y luego el Tribunal integrado por los doctores Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian, le otorgará la palabra a la imputada, que podrá o no hacer uso de ese derecho.


Luego, está previsto que el fiscal Sergio Rondoni Caffa (quien llevó adelante la Investigación Penal Preparatoria) y el fiscal general coordinador, Lisandro Béhéran, realicen el alegato de clausura; para que luego hagan lo propio las dos querellas particulares (que no se unificaron) compuesta por los doctores Rubén Virué, en representación de la madre de Fernando, Silvia Mabel Mantegazza; y los abogados Sebastián Arrechea y Juan Carlos Peragallo vinculado con los intereses del padre de la víctima, Gustavo Pastorizzo.


En las nueve audiencias pasadas, declararon amigos de ambos jóvenes, quienes dieron testimonio de que sostenían una relación de noviazgo desde hacía muchos años, pero con intermitencias: “Iban y venían”, fue la frase que más pronunciaron esos jóvenes. Y ninguno pudo dar fe que Nahir y Fernando tuvieran una historia de violencia, aunque sí tóxica porque dejaban y retomaban la relación.

Los peritos oficiales fueron determinantes tanto para descartar que Nahir tuviera traumatismo por violencia de género (como el caso del médico psiquiatra Simón Pedro Ghiglione); o los de Criminalística de Paraná (especialmente el experto balístico y las bioquímicas) que abonaron la teoría de que el primer disparo se hizo por la espalda y el segundo en el tórax y ambos a una distancia muy estrecha, casi a “quemarropa” como se describe vulgarmente. Además de descartar que se produjeron de manera involuntaria.

La defensa de Nahir no pudo conmover con su teoría de que los dos disparos fueron involuntarios. Incluso una testigo -Giulana Viega (20 años)-, declaró a pedido de la defensa y admitió que visitó a Nahir en la Comisaría del Menor y la Mujer donde cumple prisión preventiva.

Esa visita la hizo junto con otras amigas y en esa oportunidad le preguntaron por qué había hecho eso (por el homicidio de Fernando) y Nahir le respondió: “Que él nunca la iba a dejar en paz”. Esta declaración y reconocimiento derrumba la teoría de los disparos involuntarios.

Por otro lado, la declaración de los padres de Nahir, realizada el jueves pasado, tampoco aportó demasiado e incluso, Yamina Kroh; mamá de Nahir, sostuvo que nunca habló con su hija sobre lo ocurrido en la madrugada del 29 de diciembre del año pasado. “Trato de no hablar del tema. Para qué la voy a torturar”, se justificó.

Se descarta que, en los alegatos de clausura de hoy, la Fiscalía sostendrá la acusación de homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por la relación de pareja no conviviente; mientras que las querellas además de adherir a ese planteo, introducirán un tercer agravante: la alevosía, esto es, cuando quien agrede lo hace sobre seguro y sin riesgos, mientras la víctima se encuentra en absoluta indefensión e incluso sin posibilidad de ser auxiliado.

Las audiencias concluirán el martes cuando la defensa particular de Nahir Galarza, que está representada por los abogados Horacio Dargainz y José Ostolaza realicen su alegato de clausura, sosteniendo la teoría de no ignorar que su defendida manipuló el arma de fuego, pero argumentarán que ambos disparos fueron productos de un accionar involuntario. Además de encuadrar la situación en un contexto de violencia de género, en los términos de la Ley N° 26.485, especialmente en los Artículos 4° y 5°.

Analisis Digital