El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que "una deuda sostenible es una deuda que no postergue a la Argentina", y afirmó que la negociación con los acreedores fue llevada adelante "con la misma buena fe" que hubo desde el principio, pese a la pandemia del coronavirus.

“Una deuda sostenible es una deuda que no postergue a la Argentina” Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández aseguró que “una deuda sostenible es una deuda que no postergue a la Argentina”, y afirmó que la negociación con los acreedores fue llevada adelante “con la misma buena fe” que hubo desde el principio, pese a la pandemia del coronavirus.

Tras encabezar esta tarde una reunión en la residencia de Olivos junto con gobernadores para anunciar la propuesta para honrar la deuda externa, el jefe de Estado reafirmó que Argentina “no aprovechó esa coyuntura mundial para dilatar la solución al problema” de su endeudamiento.

Con la Vicepresidenta y Gobernadores

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, los gobernadores, Omar Gutiérrez (Neuquén), Gustavo Valdés (Corrientes), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gustavo Sáenz (Salta), Gerardo Morales (Jujuy), Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Juan Manzur (Tucumán) y Jorge Capitanich (Chaco).

También asistieron Rodolfo Suárez (Mendoza), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Perotti (Santa Fe), Mariano Arcioni (Chubut), Raúl Jalil (Catamarca), Ricardo Quintela (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan) y Arabela Carreras (Río Negro).

Gobernadores por Videoconferencia

En tanto, por videoconferencia participaron Juan Schiaretti (Córdoba), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Ziliotto (La Pampa), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Gildo Insfrán (Formosa), asistieron al informe brindado por el presidente Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la propuesta argentina para la renegociación de la deuda externa.

Axel Kicillof también participó a la distancia “por una cuestión de responsabilidad”, según confrmó, tras haber visitado el viernes pasado un hospital en la localidad de San Martín donde se confirmaron 15 casos de coronavirus.

El default virtual

“Nos propusimos hacer lo mismo que en 2003. En aquella oportunidad debimos hacer frente a un default heredado y en esta ocasión a uno virtual. Pero asumimos el compromiso de salir de esta situación. Vamos a pagar la deuda sin que haya más postergaciones para los argentinos”, sostuvo el jefe de Estado.

En ese sentido, el Presidente reafirmó que una “deuda sostenible es una que no postergue a la Argentina” y las necesidades que el país “tenía en diciembre y que se han incrementado a partir de la debacle por la pandemia” de coronavirus.

“Cuando asumimos, nos pusimos un sendero. Queríamos que el FMI viniera y auditara la deuda argentina para que compruebe que era insostenible y analizará cómo debía reestructurarse el pago de los bonos con los acreedores privados”, remarcó.

Fernández agradeció la presencia de los mandatarios provinciales y aseguró que con esta decisión, “Argentina da un paso para la construcción de un país más justo y más federal”.

Podría interesarte también !!!  Telecom refinancia su deuda

“Nos comprometimos a pagar y es lo que estamos haciendo. Este es un camino que iniciamos todos unidos”, subrayó.

“Hoy Argentina no puede pagar nada”, dijo el ministro Guzmán

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó este jueves los detalles de la propuesta que se elaboró para reestructurar los pagos de la deuda en mano de los acreedores privados, que incluye tres años de gracia y una quita del 62% en los intereses.

“La Argentina no pagaría nada durante el 2020, 2021 y 2022, y recién empezaría a pagar en 2023 una tasa de interés de 0,5% y esas tasas irían creciendo, pero hasta niveles sostenibles”, indicó el titular de la cartera económica al exponer en un encuentro con gobernadores que encabezó el presidente Alberto Fernández en la Residencia de Olivos

Seguido, el funcionario nacional detalló que “el cupón promedio, el interés promedio, que la Argentina pagaría bajo esta propuesta es de 2,33%”.

“Hemos tratado de entender lo mejor posible las preferencias de los acreedores en función de la información que ellos nos dan y la propuesta conlleva entonces a una mayor reducción de intereses que de capital. La gran carga se concentra en la reducción de intereses”, agregó Guzmán.

La propuesta de reducción de capital

Por ello, indicó que la propuesta contempla: “Una reducción de capital de 3.600 millones de dólares. Eso es una quita de 5,4 por ciento sobre el stock de deuda externa. Y se da una reducción en el pago de intereses de 37.900 millones de dólares, que equivale a una quita de intereses del 62 por ciento”.

Guzmán aclaró que la oferta “va a tener una fecha de cierre, van a ser a los 20 días de su lanzamiento formal”. Al respecto, advirtió: “Es un período suficiente para que nuestros acreedores puedan tener decisiones y es un período en el cual habrá gente jugando muy fuerte porque aquí hay muchos intereses en juego”.

“Las voces de nuestros acreedores, que obviamente buscan como ya sabemos que la Argentina pague más de lo que puede pagar, van a estar resonando. Y va a ser muy importante que nosotros como sociedad tomemos el compromiso todos juntos de estar unidos sobre esta oferta, porque esto es algo que es prácticamente fundacional para la recuperación y para sentar condiciones para un desarrollo sano para la República Argentina”, apeló.

Guzmán subrayó que la voluntad del Gobierno es alcanzar a “un resultado exitoso y a un entendimiento entre las partes”, aunque reiteró que el país “tiene una situación de deuda que no puede afrontar con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Podría interesarte también !!!  Se extenderá el DNU que congela alquileres y desalojos
Continuamos trabajando con el FMI

“Continuaremos trabajando con el FMI de forma constructiva, como viene ocurriendo, para tener un nuevo programa que implique que la Argentina no tenga que hacer ningún desembolso de pagos del capital adeudado”.

El presidente Fernández decidió mostrarse con gobernadores y con otros actores de la vida política nacional para hacer público el plan que diseñó el ministro Guzmán para aplicar una quita en los bonos emitidos bajo legislación extranjera y postergar sus vencimientos.

“Nos propusimos ser serios. Eso era no aprovechar ni siquiera la coyuntura del coronavirus para dilatar la solución de este problema. Sabemos que tenemos un problema que resolver y que la economía del mundo se ha dado vuelta y con la misma buena fe la seguimos llevando adelante y proponiendo una solución”, agregó.

La Argentina completó la presentación ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) para emitir bonos por hasta 50.500 millones de dólares. Se trató de un paso de formal y necesario para avanzar hacia una instancia de definiciones de la en la negociación que, según aseguró el presidente Fernández, se inició incluso antes de su llegada a la Casa Rosada.

La estrategia presentada este jueves es la que se utilizará con los bonistas privados que poseen títulos emitidos en 2005 y los concretados a partir de 2016, que serán los susceptibles de canje.

Tal como lo calcularon en el Gobierno, ese universo de acreedores posee deuda por un total de 68.800 millones de dólares.